Adolfo Domínguez
Foto: GTRES

La climatología, la evolución del tipo de cambio del euro y la reducción de la red comercial. Estos tres aspectos han sido los culpables de que el Grupo Adolfo Domínguez cosechara unas ventas totales durante el primer trimestre de 2018 (periodo que va desde el 1 de marzo al 31 mayo) de 21 millones de euros. Por tanto, se trata de un 7,2% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Si a la cifra de ventas anteriormente reseñada le quitamos aperturas, cierres y reformas, el porcentaje se incrementa en un 4,2%. Y si lo hacemos con las ventas a tipo de cambio constante, en un 7,7%. Algo de aire. Pero, ¿qué pasa con el margen bruto? Ha sido de 14,3 millones de euros, representando un 68% de la cifra de ventas. La mala noticia es que supone un retroceso de 0,7 puntos porcentuales frente al mismo periodo del ejercicio anterior.

Eso quiere decir que la rentabilidad del negocio ha caído, aunque ligeramente, pero lo ha hecho. Una señal de alarma que indica que no está consiguiendo comprar, o en su caso, también fabricar, los productos de forma más barata. También puede ser un indicio de que no puede trasladar a quienes les compran incrementos de precio por encima de lo que a ellos les suben los costes.

Las pérdidas cosechadas en marzo, abril y mayo han sido de dos millones de euros

No son los únicos descosidos de la firma gallega que sigue lastrada por las pérdidas. Durante el primer trimestre han sido de dos millones de euros (un 20,3% menos que en el mismo periodo del año anterior). De hecho, en el último ejercicio completo de 2017 fueron de 6,7 millones de euros, eso sí, bastante inferiores a los 9 millones de 2016, y a los 18 millones de euros de 2015.

La deuda, que también ha visto como se desinflaba en los tres últimos años, ha pasado de 16 a 2,2 millones de euros. Pero sigue siendo un pesado lastre para la firma de moda gallega.

ADOLFO DOMÍNGUEZ PONE EL FOCO EN LA RENTABILIDAD

Por lo que respecta al resultado de explotación, fue de -1,4 millones de euros, superando en 0,4 millones al cosechado en el mismo periodo del ejercicio anterior. En este caso, la enseña de moda lo achaca a la evolución del dólar.

Pero no todo son malas noticias. El ebitda, que indica cuánto pueden aumentar las ventas sin tener que incrementar la estructura de personal y otros costes de la empresa, es decir, la capacidad del grupo para generar beneficios teniendo en consideración sólo su actividad productiva, mejoró en 0,9 millones de euros, un 50,5% más respecto al mismo periodo del año anterior (se ha situado en -929.000 euros desde los -1,8 millones). Se trata del mejor resultado en dicho periodo de tiempo durante los últimos seis años según la firma.

“Nuestra prioridad es la rentabilidad y por ese camino nos posicionaremos en el tamaño que resulte más eficiente. Seguimos avanzando en el cumplimiento de nuestros principales objetivos económicos: ser más rentables, más diversificados, y continuar con nuestra presencia en los mejores mercados de la moda en el mundo”, relata Antonio Puente, director de Operaciones del grupo Adolfo Domínguez en su web.

diésel

CLH anticipa el desplome de las ventas de diésel

Mientras que las gasolinas siguen manteniendo su nivel de ventas, el diésel está viendo cómo las mismas se reducen, según datos de CLH.

A finales de mayo, casi la mitad de las tiendas de Adolfo Domínguez (49%) estaban situadas fuera de España. Y, para 2019, la enseña espera que la red internacional supera a la nacional. Gracias al expediente de regulación de empleo, la firma de moda ha llegado a un acuerdo con los sindicatos por lo que el número de despedidos se reduce a la mitad (de los 110 previstos inicialmente a 56). Gracias al mismo, y a partir del próximo otoño, la compañía sólo operará bajo una misma marca (Adolfo Domínguez), integrando bajo la misma a AD+ y U.