El grupo Dcoop conforma el primer productor de aceite de oliva de España gracias a su régimen de cooperativa, pero también incorpora sociedades anónimas que utiliza para el envasado y exportación del preciado zumo de aceituna. En sus estados financieros el gigante empresarial que dirige Antonio Luque arroja un beneficio de poco más de 3,7 millones de euros, pero lo que los socios de la cooperativa desconocen es que el negocio recurrente no es rentable y que, una vez descontadas las subvenciones, las operaciones corporativas y los costes financieros, el grupo pierde dinero.

Así lo aseguran fuentes del mercado que trabajan buscando inversiones en el sector olivarero español y que han desbrozado las cuentas anuales de Dcoop, una labor que ha sido complicada incluso para el auditor de la firma tal como reconoce en el informe que avala las mismas.

En concreto, si al resultado neto de 3.73.876 millones de euros se le descuentan los 3.684.686 euros provenientes de lo que aportan las participadas (en este año por la operación de adquisición del 50% de la norteamericana Pompeian), el resultado positivo logrado por la reversión del deterioro de activos de 358.930 euros, las subvenciones de 1.1128.814 para la compra de inmovilizado y las subvenciones a la explotación por calor de 5.618.252 euros, entonces las cuentas anuales del grupo de Antonio Luque arrojan unas pérdidas de 1.881.376 euros.

Dcoop subirá el coste a los nuevos socios tras exigir lealtad a sus cooperativistas

La redefinición del modelo de gestión que está realizando la primera cooperativa de aceite de oliva española no concluirá con la exigencia de lealtad...

La clave en la que se basa esta ingeniería contable –además de en la tradicional aportación de subvenciones sin las que Dcoop no podría salir adelante– es la operación del 50% de Pompeian que el gigante español ha realizado a través de una de las sociedades anónimas con las que mantiene participaciones cruzadas: Mercaóleo. Esta empresa, que es la que se encarga de comercializar el aceite que entregan los socios a la cooperativa, ha sido la herramienta que ha permitido al grupo español crear un beneficio contable de 3,68 millones de euros que no corresponde a actividad comercial alguna.

SOBREVALORACIÓN DE MERCAÓLEO EN EL CANJE CON POMPEIAN

¿Cómo ha conseguido esta ganancia Dcoop? Las fuentes consultadas explican que la clave ha sido valorar el 50% de Mercaóleo que se ha utilizado para adquirir el 50% de Pompeian. Este porcentaje de la compañía española se valoró en la operación de intercambio en 14,1 millones de euros, aunque el valor en libros roza los 10 millones de euros.

“En la descripción de la operación tanto el lenguaje como la narración es muy farragosa y no aportan claramente qué cantidad adicional se aportó en cash, no obstante buceando en las cuentas y sumando conceptos comprobamos que además del 50% de Mercaóleo Dcoop tuvo que poner encima de la mesa unos 31 millones de euros adicionales. Con todo la valoración del 50% de Pompeian es de unos 45 millones de euros, una cantidad que parece excesiva teniendo en cuenta que aunque esta empresa norteamericana es líder en su sector resulta que en la propia contabilidad de Dcoop se admite que está en números rojos”, señalan.

LOS SOCIOS DE DCOOP FINANCIAN A LOS AGRICULTORES DE MARRUECOS

Las mismas fuentes argumentan que los socios de Dcoop están financiando –aunque la mayoría de ellos no lo sepan– las aventuras empresariales de Antonio Luque en las que intervienen las sociedades anteriormente citadas. Y cuando se acude a los estados financieros del grupo se comprueba que efectivamente Dcoop está concediendo créditos a Mercaóleo por importe de 37 millones de euros. En el caso de Pompeian la deuda que tiene con los cooperativistas suma incluso una mayor cantidad (38 millones de euros) a pesar de que acaba de ser incorporada al conglomerado que dirige Luque.

“En un solo año Dcoop ha vendido a Pompeian 71 millones de euros, de los cuales al cierre de 2017 tenía pendientes de cobrar 38 millones, es decir, que le cobra a más de 180 días, por lo tanto Pompeian debe tener pocos costes financieros gracias a la financiación de los socios de Dcoop”, indican las fuentes consultadas que recuerdan que esta estrategia no sólo beneficia a Luque sino también a su socio en la empresa norteamericana: la familia marroquí Devico que aspira a reemplazar a España como líder mundial del sector del aceite de oliva.

Por el momento, la jugada le está saliendo bien al empresario malagueño, ya que la operación de desembarco en Estados Unidos le ha permitido alcanzar una cuota del 18% en ventas de aceite de oliva liderando el mercado norteamericano. Sin embargo, sus competidores acusan a Luque de utilizar una estrategia de precios demasiado agresiva que tiene un grave efecto secundario para todos los comercializadores (y productores): la banalización de la marca España en lo que al aceite de oliva se refiere.

LOS BAJOS PRECIOS EN EEUU PERJUDICAN LA MARCA ESPAÑA

Empresas comercializadoras de aceite de oliva que compiten con Dcoop en Estados Unidos explican que la estrategia de Pompeian es tan simple como destructiva: “lo que hace es iniciar una guerra de precio realizando promociones con descuentos salvajes que en algunos casos son del 50%, lo que dificulta mantener el mensaje de que el aceite español es de calidad; es una locura porque eso genera rebajas en otras marcas como reacción”, indican directivos de estas compañías.

“Luque decide los precios mirando los de la competencia y sin tener en cuenta los costes de producción y los márgenes, observa los precios de otras marcas y los rebaja y es a partir de los ingresos que logra cuando calcula el precio de liquidación que ofrece a los socios de Dcoop. Si todos seguimos esa espiral bajista al final venderemos por debajo del coste de producción”, añaden.

En el seno del grupo que dirige este empresario malagueño se niega que se esté hundiendo el precio del aceite que vende Pompeian y los portavoces oficiales consultados por Merca2 atribuyen las criticas al simple hecho de que existe envidia por parte de los competidores debido al espectacular incremento de la cuota de mercado que ha logrado la empresa norteamericana. En 2015 cuando Dcoop entró en su capital copaba el 10% de las ventas, ocho puntos menos que ahora.

“En EEUU lo que ha sucedido es una cosa muy sencilla. Que nosotros somos socios de una empresa que antes de que entráramos en su capital no era líder en virgen extra y que ahora sí lo es, y eso a la competencia no le gusta”, explican a Merca2 fuentes del grupo español.

Comentarios