vivienda

Los españoles, como decían los abuelos, estamos pegados al terruño. Tener una vivienda en propiedad sigue siendo una de las prioridades del ciudadano de a pie. Un ejemplo: si miramos el número de hipotecas inscritas en los registros de la propiedad, su número durante octubre del pasado 2018 fue de 30.356, un 20,4% más que en el mismo mes del año anterior. Su importe medio también ascendió un 4,6%, para situarse en 126.926 euros.

El 83% de los españoles se plantea comprar una vivienda en propiedad en algún momento de su vida, según el ‘Informe Vivienda Ideal 2018’ de ProntoPiso. ¿Qué ‘oscuro objeto de deseo’ se esconde más allá del citado amor al terruño? Según la proptech, la inversión inmobiliaria (43%) es el primer aspecto que nos hace poner los ojos en una vivienda. A continuación, la creación de un proyecto familiar (30%). Y, en tercer lugar, la necesidad de comprar una vivienda más grande (22%).

El 83% de los españoles se plantea comprar una vivienda en propiedad en algún momento de su vida

El crecimiento de la economía, el incremento de los precios del alquiler, la revalorización progresiva de las propiedades y el auge del turismo son la ‘mecha’ que está disparando la vivienda como inversión. Según Casaktua, las opciones mejor valoradas por los compradores son adquirir un inmueble para alquilarlo a largo plazo (33%), para el arrendamiento vacacional (14%) o para reformarlo y venderlo posteriormente (12%).

¿Y cuál es la ‘niña bonita’? Atendiendo a ProntoPiso, los pisos y áticos son las viviendas preferidas por los españoles. A continuación, los chalets individuales, los estudios, dúplex y unifamiliares adosados. La vivienda en buen estado es condición sine qua non para el 47% de los propietarios, seguida por la obra nueva (39%), y las que necesitan reformas integrales (11%). ¿Habitaciones? Tres es el número ideal.

LOS DOLORES DE CABEZA DE LA VIVIENDA

Una cosa es querer y otra es poder. El principal freno para invertir en vivienda es no tener la financiación necesaria, según ProntoPiso. Otro es la preocupación por no hacer frente a la compra.

Trabajador por cuenta ajena, de entre 45 y 54 años, y con unos ahorros para invertir de entre 100.000 y 150.000 euros es el perfil de la persona que busca una vivienda en propiedad para invertir en el sector inmobiliario atendiendo al estudio de Casaktua. Eso sí, el portal inmobiliario advierte de que dar el paso no se debe hacer a tontas ni a locas.

Comprar para alquilar tiene sus ventajas, como tener a mano unos ingresos mensuales fijos a la par que se mantiene un espacio que se va revalorizando con el tiempo. Si se opta por el alquiler vacacional, los ingresos que se obtendrán serán mayores, e incluso, el pago que se recibirá se realizará por adelantado. “El hecho de comprar para vender posteriormente”, señalan desde Casaktua, “se caracterizará por un riesgo financiero menor si se vende a mayor precio, y por la obtención inmediata de grandes beneficios”.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es qué inmueble se adapta mejor al objetivo de inversión. Si lo que se pretende es alquilar a corto plazo, o para personas con movilidad laboral, o para vacaciones, el ideal es una vivienda amueblada de uno o dos dormitorios. En el caso de tener el punto de mira en alquilar a más largo plazo, o comprar para vender posteriormente, Casaktua apuesta por viviendas bien distribuidas, de dos o tres dormitorios, exteriores y con ascensor y garaje.

Credit Services

El ocaso del modelo Credit Services: carne de juzgado

Las franquicias de servicios financieros copan los litigios relacionados con las franquicias a pesar de ser minoría. Durante el último lustro, enseñas como Credit Services, fueron habituales de los juzgados.

Una apuesta segura si se quiere vender es optar por ciudades como Madrid y Barcelona. Otras capitales interesantes, según el portal inmobiliario, son Santa Cruz de Tenerife, Palma de Mallorca, Valencia, Málaga, Alicante o Pamplona. En el caso de pretender alquilar, además de Madrid, Barcelona o San Sebastián, enclaves turísticos como la Costa del Sol son una opción a tener en mente.

Sea la zona que sea, buscar viviendas en barrios consolidados con precios asequibles, gran demanda de alquiler, buenas comunicaciones y servicios cercanos es lo ideal. En Casaktua destacan los barrios limítrofes a la M-30 madrileña, o las zonas universitarias. ¿El centro? Siempre será la mejor alternativa, pero su inversión será más cara.