CaixaBank
Foto: Ángel García/Bloomberg.

CaixaBank ha sido el banco que más sufrido en Bolsa las dos semanas de incertidumbre tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre el pago del impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD).

La entidad presidida por Jordi Gual ha caído el 6,99% de su valor en el Ibex 35 a cierre del lunes 6 de noviembre. Dado el elevado número de acciones de CaixaBank en circulación, este porcentaje supone una pérdida superior a los 1.600 millones de euros en la capitalización del banco.

Los préstamos hipotecarios pesan mucho en el balance de la entidad. En la presentación de los resultados del tercer trimestre, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Cortázar, mostró un crecimiento en la cartera de hipotecas residenciales del 9% hasta los 4.800 millones de euros. Por tanto, cualquier cambio legal en los contratos de este producto financiero tiene su repercusión en el banco catalán.

CaixaBank Tribunal Supremo
Fuente: elaboración propia.

Los ocho bancos españoles cotizados entre el Ibex 35 y Mercado Continuo han padecido un daño cuantificado de más de 5.400 millones de euros en el parqué durante este periodo de incertidumbre jurídica provocada por el Tribunal Supremo. De hecho, todas las entidades han visto caer el valor de sus acciones en el parqué madrileño. El mayor castigo llegó en los primeros días, pero el rebote no ha sido suficiente para recuperar los niveles previos al 16 de octubre.

Goldman Sachs

Así son los verdaderos planes de Goldman Sachs para su sucursal en España

Los cambios societarios que ha realizado Goldman Sachs en Alemania y su inscripción en el Registro de Entidades de Crédito del Banco de España...

CAIXABANK EN EUROS Y UNICAJA EN PORCENTAJE

Aunque CaixaBank ha sido el banco que más ha perdido en euros, Unicaja se ha dejado el 13,74% durante el camino. Los títulos de la entidad andaluza han pasado de valer 1,31 euros a 1,13 euros en dos semanas y media. Su bajo free float le ha permitido saldar la situación con una merma de “solo” 300 millones de euros.

A mayor tamaño mayor castigo en Bolsa, parece leerse de esta situación. Además de CaixaBank, BBVA es el otro gran damnificado. El banco todavía presidido por Francisco González ha registrado un retroceso en Bolsa del 2,98%, que expresado en euros representa más de 1.000 millones. Por su parte, Santander, el banco español con mayor capitalización bursátil, tan solo se ha dejado un 1,16% en este periodo. Pero claro, con tal magnitud ese pequeño porcentaje supone algo más de 800 millones de euros.

Bankia es el segundo banco que más ha caído en porcentaje con la crisis del IAJD. En concreto, sus acciones han sufrido un retroceso del 8,57%. En este caso, a la sentencia del Tribunal Supremo se unen unos resultados del tercer trimestre que no han convencido al mercado. La entidad presidida por José Ignacio Goirogolzarri logró un beneficio neto atribuido de 744 millones de euros en los primeros nueve meses del año. Las mayores dudas generadas se encuentran en el estancamiento del resultado (+0,6%) hasta el 31 de septiembre y los márgenes que no crecen según lo esperado.

EL TRIBUNAL SUPREMO, UN PROTAGONISTA INESPERADO

Por si la situación del sector no era suficientemente complicada, la sentencia del Tribunal Supremo llegó como un virus más en un enfermo con las defensas bajas. Tras unos primeros días con grandes caídas en el parqué madrileño, las cotizaciones de los bancos españoles se han ido recuperando del susto.

El Tribunal Supremo se convirtió de la noche a la mañana en un inesperado protagonista del mercado hipotecario. En un primer momento, todo el mundo les apuntó como grandes perjudicados de la sentencia. Sin embargo, quien debería devolver el dinero en caso de que los magistrados apliquen carácter retroactivo a la sentencia final serían las haciendas regionales.

Además, como era de esperar, los bancos no tardaron en reconocer que el pago del impuesto (entre el 0,5% y el 1,5% del valor de la hipoteca según la Comunidad Autónoma) repercutiría en el cliente final. Tras un periodo de adaptación para ver cómo reaccionaba la competencia, los bancos revisarían las condiciones de sus hipotecas para mantener su rentabilidad.

Comentarios