hoteles

Tras cinco meses consecutivos al alza, las pernoctaciones hoteleras han caído en el mes de marzo, según datos oficiales mostrados este mismo martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los hoteles españoles registraron un total de 21,5 millones de pernoctaciones en marzo, un 1,8% menos que en el mismo mes de 2018. La bajada se ha producido en gran parte por la disminución de casi un 5% de las pernoctaciones realizadas por los españoles. Y es que las efectuadas por los extranjeros, aunque poco, han reflejado un avance del 0,3% interanual.

La estancia media bajó en el tercer mes del año un 2% respecto al mismo mes de 2018, situándose en 2,9 pernoctaciones por viajero.

En el primer trimestre del año las pernoctaciones hoteleras retrocedieron un 0,5% respecto al mismo periodo de 2018.

Según Estadística, en marzo se cubrieron el 53% de las plazas ofertadas, con un descenso anual del 1%. El grado de ocupación por plazas en fin de semana alcanzó el 61,3%, lo que supone un 1,7% más en relación al mismo mes de 2018.

BAJA LA RENTABILIDAD

En cuanto a los precios, la tasa anual del Índice de Precios Hoteleros (IPH) se situó en negativo tras diez meses de ascensos al mostrar una reducción del 1,2% en marzo, 1,7 puntos menos que en febrero y 6,1 puntos por debajo de la tasa de hace un año.

La facturación media diaria de los hoteles por cada habitación ocupada (ADR) fue de 80,9 euros de media en marzo, un 1% menos, con unos ingresos por habitación disponible (RevPar) de 50,4 euros, con una bajada del 1,2%.

Los hoteles cinco estrellas resisten al estancamiento del turismo

Los hoteles cinco estrellas resisten al estancamiento del turismo

Es el sector que mejor resistió a la crisis económica en España, pero el turismo apunta a clara ralentización de su crecimiento. En este...

Por categorías, el mayor incremento de precios se dio en los establecimientos de tres y dos estrellas de plata (+1,6%) y la mayor bajada en los de cinco estrellas de oro (-1,7%).

La facturación media es de 173,7 euros para los hoteles de cinco estrellas, de 85,7 euros para los de cuatro y de 62,7 euros para los de tres estrellas. Los ingresos por habitación disponible para estas mismas categorías son de 111,2 euros, de 61,1 euros y de 40,9 euros, respectivamente.

Por comunidades autónomas, las mayores subidas de precios hoteleros se dan en Cataluña (+2,6%) y en la Comunidad de Madrid (+2,6%), mientras que el mayor descenso se registró en el Principado de Asturias (-8%) respecto a marzo de 2018.

CAÍDA DEL 3% EN CANARIAS, PRIMER DESTINO PARA LOS EXTRANJEROS

El 22,6% del total de las pernoctaciones correspondieron a turistas procedentes de Reino Unido, primer mercado emisor de visitantes con un descenso del 1,5%, mientras que Alemania concentra el 19,9%, con una caída del 7,6%. Le siguen los procedentes de Francia, Italia y Estados Unidos, siguientes mercados emisores, que registraron tasas anuales del 3,2%, 18,3% y 16,7%, respectivamente.

El archipiélago canario es el principal destino elegido por los viajeros no residentes en Canarias, con un 40,1% del total de pernoctaciones en hoteles, aunque registró una caída del 3% respecto a marzo de 2018. Le siguen Cataluña (con el 16,3% del total de pernoctaciones y un aumento del 1,7%) y Andalucía (con el 14,8% del total y un incremento del 1,5%).

Canarias presentó además el mes pasado el mayor grado de ocupación por plazas durante marzo (72,5%), seguida de la Comunidad de Madrid (60,3%) y la Comunidad Valenciana (56,4%). Por zonas turísticas, Lanzarote alcanza el mayor grado de ocupación (76,8%) y el Sur de Tenerife la mayor en fin de semana (77,6%). La isla de Tenerife registró el mayor número de pernoctaciones, con más de 2,1 millones.

Los puntos turísticos con más pernoctaciones son Madrid, Barcelona y San Bartolomé de Tirajana, mientras que Arona logró el mayor grado de ocupación por plazas (79,5%) y Sevilla, la mayor ocupación en fin de semana (84,4%).

Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña son los destinos principales de los viajeros residentes en España en marzo, con tasas de variación en el número de pernoctaciones del -0,9% en la región andaluza y descensos más acusados del 4,6% en la valenciana y del 9,4% en la catalana.