Google vs Uber

Una de las próximas cosas más grandes en el campo tecnológico, que vamos a experimentar en los próximos años, son los automóviles autónomos. Varias compañías están desarrollando sistemas de auto-conducción de automóviles en este momento, con Google, Tesla y Uber entre los líderes actuales en el espacio emergente. Y dos de esas compañías están a punto de enfrentarse en una batalla judicial que podría determinar el primer ganador de la carrera automovilística.

Google, dirán algunos, está en una posición de ventaja. No es un fabricante de automóviles, pero ha desarrollado un proyecto de auto-conducción de coche que va por delante, probablemente, que cualquiera de los otros participantes más grandes en la industria automotriz.

Pero Google recientemente perdió a un ingeniero clave que ha estado trabajando en los automóviles autónomos de Google durante una década. Anthony Levandowski pasó a fundar Otto, una compañía de camiones que fue adquirida por Uber el año pasado por 700 millones de dólares. Hace unas semanas, Waymo, que es el motor de Google, demandó a Uber por robo de secreto comercial y violación de patente después de descubrir que Levandowski desarrolló un sistema de conducción para Uber que copia la configuración de Lidar que creó anteriormente para Google.

Google vs Uber

¿Quién tiene razón y quién está equivocado? Bloomberg Businessweek tiene la historia interna de esta disputa en particular, que revela la complejidad de estas tecnologías emergentes, pero también su potencial.

Google comenzó a investigar a Levandowski el verano pasado después de que Uber comprara Otto, y descubrió que supuestamente utilizó un ordenador portátil de la compañía para copiar unos 14.000 archivos del diseño de Waymo a un lector de tarjetas, antes de limpiar todos los datos del portátil. Google, sin embargo, no actuó sobre sus resultados hasta el 13 de diciembre, cuando un empleado de Google recibió un correo electrónico que un proveedor quería enviar a Otto. En el mensaje había un dibujo de una placa del circuito de Lidar con el nombre de Otto en él, pero que parecía una copia idéntica de la de Google.

Bloomberg explica que es una política de Google no demandar a los antiguos empleados por infracción de patentes, algo que descubren los ingenieros. Si Google, sin embargo, decide pasar a un juicio basado en las patentes contra un exempleado, esto significaría que la persona ha hecho algo realmente grave, dice el informe.

Lidar es un componente que permite a los automóviles ver su entorno, lo que es obviamente una característica clave para los automóviles de conducción autónoma. Un sensor de multi-objetivo de la plataforma cuesta 80.000 dólares, pero Google desarrolló el sistema Lidar con una sola lente que es mucho más barato. El informe revela que en realidad fue el equipo Lidar de Levandowski el que creó la idea.

Google vs Uber

Levandowski fundó otras dos compañías antes de que Otto estuviera desarrollando automóviles autónomos mientras trabajaba en los mismos productos en Google. Google eventualmente compró ambas firmas. El informe también continúa diciendo que Google decidió permitir que Levandowski trabajara en sus proyectos paralelos, aunque eso significara saltarse el trabajo. Después de una disputa interna entre el ingeniero y su jefe Chris Urmson, Levandowski dejó el trabajo varios meses para centrarse en sus otros proyectos.

Levandowski atacó a Urmson con la forma en que se suponía que Google vendía tecnología de conducción autónoma. Levandowski quería que cada innovación (autoservicio o piloto de autopista) se vendiera cuando estuviera listo y retroactivamente instalado en los coches comerciales, mientras que Urmson abogaba por una solución todo en uno, un coche capaz de conducirse en todas las condiciones.

Levandowski no era necesariamente el tipo más popular dentro de Google. Larry Page tuvo que nombrar Urmson en vez de Levandowski para dirigir el equipo de coches debido al estilo polémico de este último, que atrajo la crítica entre sus compañeros. Pero el informe parece consolidar la idea de que Levandowski era un empleado esencial de Google, y que influirá aún más en el mercado automovilístico independiente, independientemente de quién prevalezca en la batalla judicial de Google contra Uber.

Además de sus habilidades de ingeniería y su deseo de impulsar la tecnología a los límites de lo que es posible, tanto desde un punto de vista técnico como legal, el ingeniero también buscó legalizar las pruebas de coches autónomos. Levandowski contrató a un grupo de presión de Nevada y escribió una propuesta de ley para permitir a las compañías probar automóviles autónomos con un conductor humano al volante. Lo hizo sin decir nada a Google, que se enteró solo cuando la persona que presionó para arreglar la ley, envió a la empresa una factura. La ley fue aprobada a finales de 2011.

En los próximos meses veremos como termina el litigio.

Comentarios