Guerra comercial USA China

Andbank España ha querido aportar calma ante de la hipotética guerra comercial entre Estados Unidos y China, pese a que los expertos calculan el coste en una desaceleración del PIB mundial entorno al 0,5 %.

Durante la presentación de las perspectivas económicas globales para el segundo semestre de 2018, un periodo que ven desde la entidad de banca privada “con optimismo”, el conflicto arancelario se ha presentado como uno de las principales amenazas para los mercados globales. Sin embargo, Álex Fusté, economista jefe de Andbank España, ha explicado los motivos que invitan a pensar que “hay fuegos artificiales más que otra cosa”.

Sobre todo, desde el lado chino. El gigante asiático vive, según Andbank, un momento delicado dentro de su estrategia regional. Conocida como “la diplomacia de las infraestructuras”, se basa en financiar las infraestructuras, valga la redundancia, de los países vecinos. Muchos de estos proyectos están parados o en renegociación por causa de condiciones abusivas para crear dependencia y casos de corrupción en la firma de los contratos. Este hecho ha provocado una pérdida de credibilidad, un deterioro de su imagen en Asia. “No te metas en peleas cuando tu posición no es boyante”, ha incidido Álex Fusté.

Además, China está llevando a cabo un intento de “desdolarizar” las commodities, ha explicado Álex Fusté. “Es imposible; nadie va a comprar petróleo, carbón, etc. en yuanes”, ha añadido. Por tanto, “hay que aceptar la realidad y no ir a la pelea”. De hecho, Andbank apunta que hay voces dentro del gobierno chino que abogan por desarrollar un diálogo bilateral para solucionar el conflicto. “Podría tomar represalias, pero serían inefectivas”, ha zanjado Álex Fusté.

Mercedes, BMW y Volkswagen descubren su verdadero miedo

Los tres grandes constructores de vehículos alemanes, Mercedes-Benz, BMW y Volkswagen, observan con suma atención la guerra comercial entre Estados Unidos y China en...

Por otro lado, está la fortaleza de Estados Unidos. La firma de banca privada considera que el ciclo de la primera economía mundial tiene aún mucho recorrido. Andbank lo argumenta con dos datos: aumento de nóminas en junio (hasta 213.000) y el aparentemente ilógico incremento de la tasa del paro (del 3,8 % al 4 %). La explicación viene por el aumento de la tasa de participación, desde el 62,7% al 63%. Según la entidad de banca privada, tras los primeros repuntes en los salarios, la gente se anima a reincorporarse al mercado laboral.

El aumento del factor trabajo y el uso del capital a través de la inversión productiva, gracias al oportuno acondicionamiento del entorno tras la histórica rebaja de impuestos y los robustos resultados empresariales, hace pensar a los analistas de Andbank que seguirá el ciclo económico expansivo de EEUU. El único obstáculo, apunta la entidad, para el buen desarrollo de la inversión privada estaría en la incertidumbre que representaría un conflicto comercial a gran escala. Nadie puede determinar a ciencia cierta si este conflicto acabará estallando violentamente, pero lo que sí sabemos es que las partes (especialmente China) tienen potentes incentivos para mantener la tensión bajo control.

EUROPA SEGÚN ANDBANK

Después de un primer semestre que ha supuesto un alto en el camino dentro de la zona expansiva del ciclo, Marian Fernández, responsable de estrategia para Andbank España, considera que “vemos brotes verdes en señales macroeconómicas”. La entidad estima un crecimiento del PIB europeo del 2,1% para 2018. Todo ello a pesar de que Italia es “una fuente de sorpresas”, Merkel ha mostrado un liderazgo menor y sigue pendiente la negociación del Brexit.

El BCE sigue recortando estímulos, “pero con mucha cautela”. El escenario que apunta Andbank en la política económica europea pasa por el final del QE para diciembre de este año y la primera subida de tipos de interés hacia septiembre 2019, salvo que la inflación sorprendiera al alza y se adelantara a junio.

En cuanto a España, mantiene su vigor aunque a un ritmo menor que en años previos. Los analistas de Andbank esperan un cierre de 2018 con un crecimiento del PIB cercano al 2,7 % y un Ibex 35 en los 10.550 puntos (supondría una subida en torno al 8,5 % respecto a su cotización actual). No obstante, recuerdan desde la entidad dos signos de aviso para tener en cuenta: la débil trayectoria de los últimos meses de las ventas al por menor y las señales de desaceleración en la creación de empleo.