ING
Foto: Bloomberg.

El banco holandés ING no tiene margen para incrementar su dividendo hasta 2021 debido a su deseo de aumentar su ratio Common Equity Tier 1 (CET1) al tiempo que siguen creciendo los préstamos y mantiene su elevado gasto digital, según el último análisis de Bloomberg.

El banco holandés ING obtuvo un beneficio neto de 2.654 millones de euros en los primeros meses del año, un 5,6 % más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, según anunció el 1 de agosto la entidad. La ratio de solvencia de la entidad CET1 ‘fully loaded’, principal medida de fortaleza financiera usada por el regulador bancario, se situó en el 14,1 %.

A pesar de elevar su índice CET1 aproximadamente 200 bps en tres años hasta situarlo en la actualidad como uno de los más altos entre los bancos no nórdicos de la UE, ING se ve en la necesidad de impulsar aún más su CET1, según los analistas de Bloomberg. La entidad ha establecido un objetivo CET1 de 13,5 % en un escenario posterior a Basilea IV, que es en sí mismo un considerable colchón de 170 pb sobre el requisito del 11,8 % establecido por el Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora (SREP) del Banco Central Europeo.

Dado que se espera que el impacto Basilea IV en el CET1 de ING sea de aproximadamente 200 bps, este caerá al 12,1%, 140 pb por debajo del objetivo. Por tanto, si el banco holandés desea cubrir esa brecha antes de 2022, necesita una subida en esta ratio de alrededor de 30 bps anuales.

BBVA sigue a la estela de Banco Santander

Las dos grandes entidades financieras españolas presentaron resultados semestrales la semana pasada, ambos con grandes números y crecimientos, si bien BBVA aún está lejos...

Al comparar el CET1 actual de ING (14,1 %) con las entidades europeas, se encuentra más o menos en la media. Está por encima de Santander (10,8 %), BBVA (11,4 %), BNP Paribas (11 %) y Societe Generale (11,5 %), pero por debajo de sus vecinos del Benelux ABN Amro (17,5 %) y KBC (15,9 %).

“El deseo de ING de mantener un crecimiento del 3 al 4% de los préstamos a clientes, mejorar su oferta digital y seguir siendo uno de los bancos mejor capitalizados en Europa es encomiable, pero tiene un coste en los pagos a los accionistas”, expresan los analistas. El gasto digital elevado pesa sobre las ganancias, el crecimiento del crédito del cliente aumenta los activos ponderados por riesgo (prolongando su índice CET1), mientras que el deseo del banco holandés de generar un colchón CET1 de 170 pb sobre sus requisitos SREP del 11,8 % significa que se necesita una mayor acumulación de capital.

Los expertos de Bloomberg calculan que la entidad puede cumplir con los tres objetivos, pero el alcance de los aumentos en la retribución al accionista en el corto plazo es mínimo. La entidad informó en la presentación de los resultados del primer semestre de 2018 que pagará a sus accionistas un dividendo de 0,24 euros por acción con cargo a los resultados de la primera mitad de 2018.

Una vez conseguidos estos propósitos, ING estará bien posicionada para aumentar los pagos de dividendos hasta un 70 % mientras mantenga un crecimiento anual de préstamos en torno al 3-4 %. “Pero eso no sucederá como mínimo antes de 2021-2022”, desde el punto de vista de los analistas. Eso colocaría a la entidad holandesa como uno de los pagadores de dividendos más altos del sector (la media es del 50-54 %), solo por detrás de los bancos suecos que pagan alrededor del 75 %.

ING CRECE EN ESPAÑA

ING España cerró junio con 3,81 millones de clientes, lo que supone la incorporación de 189.907 nuevos clientes desde el mismo mes de 2017, según informó la entidad. Además, para 2,06 millones de ellos, la compañía holandesa en su banco principal.

El banco online experimentó un incremento de 190.107 nuevos clientes de su ‘Cuenta Nómina’ en el segundo trimestre, lo que supone un 10,1 % más que en el mismo periodo de 2017.

 

Comentarios