cuenta corriente depósito plazos

Con la aparición de las plataformas electrónicas de inversión, hoy en día es muy fácil invertir los ahorros de forma segura. Con un proceso sencillo y que lleva muy poco tiempo, es posible darse de alta en una plataforma electrónica como la web de Raisin y comenzar a operar de forma online.

Los ahorros hay que invertirlos ya que si permanecen en cuentas corrientes, van perdiendo su valor debido a la inflación. Tres de las formas más seguras de obtener rentabilidad del dinero ahorrado, son las cuentas de ahorro, los depósitos a plazo fijo y los depósitos flexibles.

Depósitos fijos y flexibles

El depósito a plazo es la forma más segura de obtener una rentabilidad de los ahorros. Los intereses que se reciben no son altos, pero si están asegurados. Consisten en contratar con una entidad financiera una cantidad a depositar, durante un periodo determinado de tiempo y con un interés. Una vez finalizado este plazo, la entidad financiera devuelve el dinero más los intereses pactados. Durante el tiempo que se contrate el depósito, no se puede acceder al dinero.

El depósito flexible es una variante del depósito fijo en la que es posible recuperar el dinero depositado antes de que concluya el plazo pactado. Esta recuperación se realiza a un tipo de interés más bajo que el de la finalización del plazo, y puede llevar acarreado un gasto, por lo que es importante revisar esta condición antes de contratarlo.

Cuentas corrientes

Los bancos ofrecen cuentas de ahorros para permitir que los usuarios puedan depositar en ellas sus ahorros y disponer del dinero cuando quieran, obteniendo un interés (mucho más bajo que en los depósitos). Este tipo de cuentas suelen ser más atractivas para la población joven, por tener menos gastos, pero con una necesidad de disponer de los ahorros más inesperada.

El depósito a plazo es una gran opción para aquellos que busquen una rentabilidad sin asumir grandes riesgos. Es una opción ideal para pequeños ahorradores, ya que no se necesita una gran suma de depósito para poder acceder al mismo. A pesar de su baja rentabilidad, su seguridad lo convierte en una gran herramienta para el ahorro, ya que el dinero y la rentabilidad están asegurados en ese periodo de tiempo contratado. Si no se necesita liquidez a corto plazo, los ahorros pueden depositarse por un periodo determinado, sin que ello repercuta en problemas financieros para el ahorrador.

A través de la plataforma online de Raisin, los clientes podrán acceder a inversiones en depósitos fijos de una gran cantidad de entidades financieras europeas. A través de un proceso simple, con medidas de seguridad y ofreciendo garantía sobre los ahorros (hasta 100.000€ por depositante y banco por el Fondo de Garantía de Depósitos), se podrán contratar depósitos sin tener que pagar comisiones por ello, sin letra pequeña y sin tener que contratar productos vinculantes.

Las entidades financieras europeas suelen ofrecer mejores intereses en los productos de depósitos y cuentas de ahorros, que las españolas, debido al mayor número de bancos existentes y la competencia.