La razón por la que nunca deberías comerte la piel del pollo

El pollo es una de las carnes más consumidas en el mundo entero, por su bajo costo de producción, su sabor y por los beneficios que le puede otorgar al organismo. Aproximadamente, cada español consume 13 kilos de su carne al año, de media. Todavía España está muy lejos de ser unos de los países que más consumen este tipo de carne, el ranking lo lidera Isreal con una media de consumo de 66,80 kilos por persona al año, según informó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

A continuación les contaremos que beneficios puede traerte el consumo de pollo, pero además hablaremos sobre que partes no deben ser ingeridas.

Otras opciones mejores que la piel del pollo

Otras opciones mejores que la piel del pollo

Una de las mejores formas para dejar de preocuparse sobre el consumo de la piel, es apartarla y olvidarse. “Está claro que es un error debatir sobre si es sano o no comerse la piel del pollo mientras se consume de forma habitual bollería industrial”, afirmó Martínez. Asimismo, también aseguró que si deciden recurrir a la piel del pollo por su pequeño aporte calórico, siempre existen otras opciones que brindan mejores resultados, como los frutos secos.

Javier Pompilio
Javier Pompilio
Docente de comunicación social, periodista y redactor de noticias. Argentino y tresarroyense.