miércoles, 28 septiembre 2022 3:10

Los CAR-T ofrecen a los pacientes nuevas posibilidades en una fase de la enfermedad en la que ya no hay otra alternativa de tratamiento

Los tratamientos CAR-T se encuentran en un momento clave y en plena expansión en España tras una trayectoria ascendente. Así quedó patente durante el ‘III Encuentro Terapias Avanzadas. 3 años de CAR-T en España’ organizado este jueves por Gilead Sciences en el Senado -coincidiendo con el Día Mundial del Linfoma- y que contó con un amplio panel de expertos de todos los ámbitos implicados, desde profesionales sanitarios a representantes del ámbito político y de la gestión sanitaria.

Tres años después de la llegada de los CAR-T, y cuando se van a cumplir cuatro desde la puesta en marcha del exitoso ‘Plan de Abordaje de las Terapias Avanzadas en el Sistema Nacional de Salud’, todos ellos indicaron que, aunque en el último ejercicio se han producido importantes progresos en el campo de las terapias avanzadas, es necesario abordar una serie de retos para que España siga siendo un país de referencia en disponer de los últimos avances terapéuticos para los pacientes con linfoma, como son las CAR-T.

La jornada congregó a algunos de los máximos expertos en este ámbito; desde hematólogos y otros especialistas médicos, hasta representantes de los pacientes y de la Administración Pública tanto nacional como autonómica, quienes analizaron la situación actual y debatieron sobre cómo continuar con el exitoso desarrollo de las terapias CAR-T en España.

De hecho, coincidieron en que el ‘Plan Nacional de Abordaje de las Terapias Avanzadas’ ha permitido crear el marco idóneo para garantizar la correcta implementación de estas terapias en España, así como la posibilidad de ampliar el impacto de este camino recorrido con la oportunidad de tratar un mayor número de linfomas. Muestra de ello es que, el pasado mes de junio, el Ministerio de Sanidad anunció a las comunidades autónomas y a las asociaciones de pacientes la incorporación de 14 nuevos centros hospitalarios, más uno exclusivamente para el abordaje pediátrico, a la red de terapias avanzadas en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

“En mi caso, como senadora por el Hierro y portavoz en la Comisión de Sanidad, quiero hacer hincapié en que en nuestro grupo parlamentario socialista existe una especial sensibilidad por contribuir a mejorar la situación de aquellas y aquellos pacientes que viven alejados de los centros donde se presta atención sanitaria de alta especialización. Es decir, apostamos por la equidad y la excelencia asistencial. Así, pues, la designación de nuevos centros adicionales anunciada el mes de junio es una muy magnífica noticia y un primer paso necesario y justo en esta preparación del sistema sanitario en la incorporación de nuevos medicamentos CAR-T para los y las pacientes con linfoma”, comentó Esther Carmona.

Los expertos también se mostraron de acuerdo en que es necesario garantizar la colaboración y la coordinación entre todas las partes implicadas, desde el Ministerio de Sanidad y las autoridades regionales, hasta todos los profesionales hospitalarios que participan en el proceso de autorización y financiación de las CAR-T, ya que en conjunto son clave para que los pacientes puedan acceder a estos tratamientos con toda la seguridad y garantías necesarias.

Así, Begoña Barragán, presidenta de de la Asociación Española de Linfoma, Leucemia y Mieloma (AEAL) subrayó que después de tres años de aplicación de las CAR-T en España, el balance es positivo y “las terapias avanzadas ofrecen a los pacientes nuevas posibilidades en una fase de la enfermedad en la que ya no hay otra alternativa de tratamiento”.

La presidenta de AEAL confirmó que existe una preocupación por los plazos para la administración de este tipo de inmunoterapias. “Tenemos que trabajar para que los trámites burocráticos se reduzcan y también para que el acceso a todos aquellos pacientes que tengan indicación para recibirlas llegue a ellas. No podemos olvidar que el tiempo es un factor fundamental, algunos pacientes no lo tienen y no pueden llegar a ser tratados”, sostuvo.

Por otra parte, la doctora Anna Sureda, jefa del servicio de Hematología Clínica del ICO L’Hospitalet y presidenta electa de la Sociedad Europea de Trasplante Hematopoyético (EBMT), resaltó que en este encuentro se había intentado «poner en contexto estos tres años que ya llevamos en España en el proyecto de Terapias Avanzadas, que ha supuesto una verdadera revolución en la supervivencia a largo plazo de determinados grupos de pacientes que tenían un mal pronóstico con las estrategias que consideramos convencionales».

«Contamos con resultados consolidados en determinados tipos de linfomas, que es en donde primero se aprobaron este tipo de estrategias, y donde en breve tendremos indicaciones que miran etapas más tempranas en el tratamiento de los pacientes”, afirmó. Además, la especialista apuntó que “para mantener el éxito del programa nacional de Terapias Avanzadas, es importante ser flexible para permitir al máximo el acceso de los pacientes a este tipo de tratamientos, que sabemos son efectivos, y hacer que este acceso sea lo más rápido posible para no perder pacientes en el proceso”.

A este reto se suman otros de gran calado, tal y como señalaron los expertos, como el abordaje del tratamiento de otros linfomas y otras enfermedades hematológicas malignas o identificar de manera temprana a pacientes candidatos con el fin de acelerar el acceso a las CAR-T a todos ellos, ya que así les podrían ser administradas antes de que el paciente sufra un mayor deterioro en su salud.

En este sentido, la doctora María Victoria Mateos, hematóloga del Complejo Hospitalario de Salamanca y presidenta electa de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, expuso que se sabe que «hay nuevas indicaciones como es el linfoma del manto y, fundamentalmente, el mieloma, la segunda enfermedad hematológica en orden de frecuencia, y, por lo tanto, el número de pacientes, en principio candidatos a recibir un CAR-T, aumentaría de una manera bastante significativa».

A su juicio, «el Ministerio ha hecho un gran esfuerzo este último año por implementar el número de centros disponibles, lo que aumenta mucho las opciones, pero no al 100%. Y cabe la posibilidad de que muchos pacientes, para los que realmente recibir este tratamiento es una urgencia, tengan que desplazarse a otros centros de otras Comunidades Autónomas para recibir la terapia con linfocitos CAR-T”.

Finalmente, Félix Benguria, director senior de Government Affairs en Gilead, señaló que “gracias a las terapias avanzadas se está logrando cambiar el curso de la enfermedad de muchos pacientes con determinados tipos de cánceres hematológicos que se encuentran en una situación crítica, ya que hasta la llegada de los CAR-T apenas tenían alternativas terapéuticas».

«Contamos con una experiencia muy positiva que supera los tres años en España. El ‘Plan de Abordaje de Terapias Avanzadas’ ha demostrado su eficacia y, tras la gran noticia que supone la ampliación del número de centros, nos sitúa en una plataforma inmejorable desde la que seguir avanzando y optimizando las posibilidades que ofrecen los CAR-T”, defendió.

PARTICIPANTES

El ‘III Encuentro Terapias avanzadas. 3 años de CAR-T en España’ fue inaugurado por Modesto Pose, presidente de la Comisión de Sanidad y senador por Pontevedra del Grupo Parlamentario Socialista, junto con Felix Benguria, director senior de Government Affairs en Gilead España.

A lo largo de la jornada participaron destacados expertos en terapia celular y representantes de pacientes y de la administración pública como Raúl Pesquera Cabezas, consejero de Sanidad en Cantabria; Begoña Barragán, presidenta de la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia; José Luis Poveda, jefe del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario La Fe de Valencia; Nekane Murga, coordinadora de Medicina Personalizada y de Precisión y Terapias Avanzadas de Euskadi; José Antonio Pérez Simón, jefe de Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Virgen del Rocío o Esther Carmona, portavoz de la Comisión de Sanidad Senadora por El Hierro del Grupo Parlamentario Socialista.

Además, contó con Rubén Moreno, senador por Valencia del Grupo Parlamentario Popular y ex secretario general de Sanidad del Ministerio; Anna Sureda, jefa del Servicio de Hematología Clínica del ICO L’Hospitalet y presidenta del Grupo Español de Trasplante Hematopoyético y Terapia Celular (GETH); María Victoria Mateos, hematóloga del Complejo Hospitalario de Salamanca y presidenta electa de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia; Jaume Tort, director de l’Organització Catalana de Trasplantaments (OCATT), y Elena Casaus, coordinadora de la Estrategia Regional de Terapias Avanzadas de la Comunidad de Madrid.


- Publicidad -