lunes, 27 septiembre 2021 6:00

BBVA y CaixaBank, dos formas muy distintas de mirar Cataluña

Desde las fusiones bancarias BBVA y CaixaBank han luchado por alcanzar el liderazgo en Cataluña. CaixaBank es la primera entidad en esta Comunidad Autónoma desde siempre, su hegemonía se vio en peligro con las sucesivas compras de BBVA tras el baile de fusiones frías durante la crisis de 2008.

Sin embargo, una década después de las compras de Unnim y Catalunya Caixa, BBVA se ha alejado de esta región. De hecho, la propuesta de su ERE pasa por despedir a casi un millar de personas en Cataluña y el grueso del cierre de oficinas se producirá en esta comunidad.

Tanto BBVA como CaixaBank han mantenido caminos paralelos durante el último lustro. Ajustes de plantilla, cierre de sucursales y el cambio tecnológico. Sin embargo, a la hora de acercarse a los clientes y a los vecinos ambas entidades han optado por diferentes cruces. En este sentido, CaixaBank ha mantenido su obra social en Cataluña y ha reforzado la de Valencia, donde tiene su sede actualmente. BBVA, por su parte, ha preferido reforzar sus relaciones institucionales con nuevos miembros para su consejo asesor, fundado en 2010.

Isidre Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa

Pese a tener una fuerte presencia en la Comunidad Autónoma a base de compras, BBVA ha perdido fuerza y también confianza de los catalanes, especialmente por concentrar la mayoría de los despidos del ERE en Cataluña, pero también por la simbólica obra social realizada. Esta obra social fue un compromiso de la entidad en 2012. Sin embargo, era parte de una mera declaración de intenciones, que queda ahora en saco roto.

DOS FORMAS DE HACER EN CATALUÑA

Ambas entidades han llevado a cabo EREs durante los últimos años, pero existe una gran diferencia a la hora de negociarlos con los sindicatos. CaixaBank mantiene el liderazgo de la reputación de la banca tras lograr la paz social con los representantes de los trabajadores, especialmente tras tres meses de negociaciones.

BBVA, por su parte, ha recibido el doble de peticiones para la salida de 2.725 empleados. Es decir, los trabajadores prefieren las condiciones de despido antes que mantener el puesto de trabajo. Y es que, la entidad financiera ha vuelto a las andadas con sus doradas prejubilaciones para salvar el ERE. Todo un síntoma de la situación dentro de la entidad financiera. Asimismo, la propuesta inicial de BBVA afectaba muy negativamente a Cataluña. Del total de bajas, una de cada tres se producirían en esta comunidad autónoma. En cuanto al cierre de oficinas, cuatro de cada diez se iban a registrar en Cataluña.

CaixaBank tendrá ahora que acometer el cierre de oficinas en Cataluña tras la fusión de Bankia. La entidad financiera vela para evitar solapamientos, pero también para evitar dejar sin sucursales a los vecinos, especialmente en las zonas con mayor densidad de mayores. BBVA, por su parte, aún no actualizado la ubicación de sus sucursales. Y es que, en los últimos meses ha cerrado oficinas en el Área Metropolitana de Barcelona, como en Ripollet, donde tan sólo queda una para un total de casi 50.000 vecinos.

REFORZAR SUS ASESORES, LA PRIORIDAD DE BBVA EN CATALUÑA

La apuesta de BBVA por Cataluña se ha centrado en reforzar su consejo asesor en los últimos años. Un organismo sin poder de decisión y al que se le pide únicamente su opinión. La entidad ha reforzado este ente con Blanca Sorigué, directora general del Consorci de la Zona Franca, y
Anna Sagalés, directora general corporativa de Sagalés. En definitiva, reforzar su posición institucional. De cara a la sociedad, pocos gestos. Testimoniales para la ingente cantidad de ingresos.

Carlos Torres Vila, presidente de BBVA

Hace apenas nueve años, el mensaje del nuevo BBVA era muy distinto. El 2012 y con Ángel Cano como consejero delegado, la prioridad de la entidad que había comprado la fusión de las cajas de Manlleu, Sabadell y Terrassa (Unnim) y CatalunyaCaixa pasaba por preservar la obra y responsabilidad social corporativa. De hecho, el plan pasó por facilitar las mismas condiciones a todos los clientes, sin importar su procedencia. Para Cano, Cataluña era el principal objetivo para el crecimiento del banco.

¿POR QUÉ LA FUNDACIÓN BANCARIA LA CAIXA TIENE LA MEJOR REPUTACIÓN? la OBRA SOCIAL ES LA CLAVE

Con la compra de Unnim, por el precio simbólico de un euro, BBVA llegó a superar al Santander en España. Con esta operación, la entidad creció en un millón de clientes y se encontraba justo tras los pasos de CaixaBank y CatalunyaCaixa. Cataluña era un «mercado de lo más atractivo», pero nada más lejos.

BBVA, DE ASEGURAR LA OBRA SOCIAL A LAS RELACIONES CON LOS GRANDES EMPRESARIOS

BBVA se comprometió a mantener la obra social de estas antiguas cajas de ahorro. «Le dedicamos mucha atención«, afirmó Cano. Ese mismo año tan sólo se entregaron 2,2 millones para su obra social, una cuestión que ocupa y preocupa en Cataluña debido a su larga y centenaria tradición. Para BBVA, ahora lo importante pasa por las relaciones con los grandes y conocidos empresarios.

Su consejo asesor, fundado en 2010 en Cataluña, lo forman Ignacio Ferrero, presidente Idilia Foods y presidente del CAR BBVA Cataluña; Koldo Echebarria, director general de ESADE; Oriol Guixà, presidente y CEO de La Farga; Sandra Sieber, profesora de Sistemas de Información IESE; Alejandro Quintanilla, CEO de Bamesa Aceros; Elisabet Cañigueral, CEO de Grupo Cañigueral; Manuel Puig, vicepresidente de Puig; Josep Vall, presidente de Valls Companys; Amancio López, presidente de Hotusa; José Manuel Villanueva, cofundador de Privalia; Sergi Ferrer, presidente de Grup Ferrer Internacional; Raúl Díaz-Varela, vicepresidente de Grupo Indukern y CEO de Kern Pharma; Josep Lluís Bonet, presidente honorario Freixenet; Xavier Torra, presidente de Eurecat; Hugo Serra, vicepresidente de Catalana Occidente; y el chef Joan Roca, propietario de El Celler de Can Roca.

LA OBRA SOCIAL MARCA LA DIFERENCIA

La obra social de las antiguas cajas de ahorro catalanas se ha reducido drásticamente tras las fusiones y compras de las grandes compañías financieras. La cifra en 2011 alcanzaba los 70 millones de euros. Tres años después, tras las subastas y negociaciones, se redujo hasta los 51,5 millones. Todo ello, sin contar con la Fundación Bancaria La Caixa, presidida por Isidre Fainé, y que ha mantenido intacta su obra social, con cerca de 500 millones de euros.

BBVA poseía uno de los iconos de la obra social, como La Pedrera. Antes estaba en manos de Catalunya Caixa. Sin embargo, ahora se encuentra en el perímetro de la Fundació Catalunya, bajo el paraguas de la Generalitat. Con Catalunya Caixa el objetivo fue salvaguardar el patrimonio cultural y la obra social, pero no así con BBVA pese a las declaraciones de Cano hace ya nueve años.

Si se preguntan por qué la Fundación Bancaria La Caixa es la entidad con más reputación de España la respuesta la da el reciente informe publicado por Advice Strategic Consultants. La clave es su «esencia, su objeto social, su actividad: la RSE, le ha generado a la entidad la reputación más alta de una empresa española en la última década». Caso contrario le ha ocurrido al BBVA, cuya reputación ha caído en picado este año debido al ERE.


- Publicidad -