domingo, 9 mayo 2021 18:04

San José formaliza un megacontrato de 100 M€ con Adif que llevaba dos años estancado

San José junto a las constructoras Copasa y Rubau han logrado activar un megacontrato millonario con Adif. Una licitación que este pasado lunes 26 de abril se formalizó, tras más de dos años parados. Así, las firmas, a través de una UTE (Unión Temporal de Empresas), serán las encargadas de ejecutar las obras del proyecto de construcción de la plataforma del corredor mediterráneo de alta velocidad entre Murcia y Almería en el tramo que va desde Sangonera a Totana.

La obra comenzará a ejecutarse en las próximas semanas y su duración, estipulada por contrato, será de 32 semanas. En ese tiempo, la unión de las constructoras que se han adjudicado el proyecto deberán ejecutar los trabajos de explanación y limpieza del terreno para, posteriormente, acometer las construcciones necesarias para seguir avanzando en el proyecto del corredor mediterráneo que llevaba varios años parado.

Así, la adjudicación del contrato a las tres constructoras data de junio de 2019, pero el cambio de Gobierno primero, que suponía la paralización de las ayudas, y posteriormente la pandemia paralizaron su rúbrica final. Pero la llegada de los fondos europeos han permitido relanzar el proyecto, de hecho, la firma señala que “podrá ser cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del P.O. Plurirregional de España 2014-2020”.

SAN JOSÉ SE IMPONE A LAS GRANDES CONSTRUCTORAS

Una ayuda que ha permitido cerrar finalmente el contrato este pasado lunes 26 de abril, tras publicarse la formalización del contrato. Así, las ayudas europeas servirán para sufragar los casi 100 millones de euros que se embolsarán San José, Copasa y Rubau por ejecutar el proyecto. Una cantidad que, sin embargo, es mucho más baja de la inicialmente prevista, dado que el presupuesto inicial era de 146 millones, que ascendía hasta los 177 millones si se cuentan los impuestos.

La fuerte rebaja fue precisamente la característica que permitió a las tres firmas para adquirir el contrato y derrotar a otras grandes constructoras que aspiraban al contrato. Así, en el caso de FCC la oferta ascendió a 102,9 millones mientras que Acciona ofertó el proyecto por 102,4 millones y la estimación de Ferrovial alcanzó los 101,7 millones. Al final, los 99,5 millones de Copasa, San José y Rubau ha sido lo que decantó a Adif a aceptar esa oferta.

Aunque no fue la opción más baja. De hecho, otras como OHL y Dragados, perteneciente a ACS, hicieron ofertas más baratas, pero fueron expulsadas por Adif al considerarlas temerarias.   


- Publicidad -