Santander

El Grupo Santander obtuvo un beneficio atribuido de 3.231 millones de euros durante el primer semestre de este año, lo que supone un 14% menos respecto al mismo periodo de 2018, tras dotar 814 millones en cargos por costes de reestructuración previstos como parte de los planes del banco para reducir su base de costes anuales en Europa en un 10% (1.000 millones de euros).

Los cargos incluyen costes de reestructuración en España (600 millones de euros) y Reino Unido (26 millones de euros) y seguros de protección de pagos (PPI) en el Reino Unido (80 millones de euros), además de 108 millones de euros anunciados en el primer trimestre del año.

Excluidos estos cargos, el beneficio ordinario del primer semestre fue de 4.045 millones, un 2% más en euros constantes (es decir, excluido el impacto de los tipos de cambio), según ha informado este martes la entidad.

En el segundo trimestre estanco, el beneficio ordinario fue de 2.097 millones, un 5% más que en el mismo trimestre del año pasado, el mayor beneficio ordinario trimestral desde 2011 (+7% en euros constantes).

El banco ha obtenido su mejor beneficio ordinario trimestral de los últimos ocho años, lo que refleja el progreso de nuestra transformación comercial y digital. Todos los países siguen registrando buenos resultados, especialmente Norteamérica, que ahora representa un 17% de los beneficios del Grupo, frente al 14% hace un año”, ha resaltado la presidenta de Banco Santander, Ana Botín.