Gran parte de España permanece confinada en sus casas después de que el Gobierno decretase, hace ya más de una semana, el Estado de alarma. El coronavirus ha golpeado con dureza nuestro país, donde los infectados rozan los 50.000 y son ya casi 3.500 los fallecidos. Cifras desoladoras que se espera que remitan con el transcurso de los días. Sin embargo, no todas las actividades han cesado. Muchas obras siguen en pie sin respetar el protocolo para evitar el contagio del Covid-19.

Unas empresas han seguido las directrices y han apostado por el teletrabajo. Otros negocios, como los bares, restaurantes y otros comercios que no son de alimentación o de productos básicos, han tenido que echar el cierre. Sin embargo, y pese a las recomendaciones, es una realidad: los obreros siguen expuestos al coronavirus. Pero más allá de que persistan algunas  obras (un tercio de los madrileños siguen yendo a trabajar), el problema es que no se usan las medidas de seguridad.

SIN MEDIDAS CONTRA EL CORONAVIRUS

Lo más habitual en estas fechas es salir a la calle con guantes, mascarillas y, sobre todo, guardar la distancia de ‘seguridad’. Para ir a hacer la compra, a la farmacia, a sacar al perro o a tirar la basura. Sin embargo, hay imágenes en las que se ve a obreros muy juntos para realizar tareas que en solitario obviamente son imposibles. Se ven expuestos a un posible contagio por coronavirus porque les obligan a trabajar, y tienen un temor mayor a perder su puesto de trabajo. Sorprende que estos trabajadores estén en la obras sin mascarilla y muy pegados.

obras coronavirus