À Punt
Màxim Huerta

El agujero de corrupción y manipulación que dejó Canal Nou en la Comunidad Valenciana está intentado ser cubierto por el tripartito progresista que conformaron en 2015 el PSPV-PSOE, Compromís y Podem con un nuevo proyecto, À Punt.

Pero es público y notorio que tras casi dos años y medio en antena el canal hace aguas. Y es que la joya de la Corporación valenciana, que cuenta con un presupuesto superior a los 50 millones de euros anuales, no logra salir del ‘farolillo rojo’ de las audiencias entre las televisiones autonómicas.

CAMBIO EN LAS TARDES DE À PUNT

Pago dos veces la multa. La inocencia no vale ante esta jauría”. Con estas palabras Màxim Huerta pagaba la pulcritud económica exigida por Pedro Sánchez a sus ministros tras tumbar a Mariano Rajoy por corrupción.

Huerta calló entonces y su discreción tuvo premio vía programa en TVE, que le encargó un formato insípido de mediodía llamado ‘A partir de hoy’ que fue cancelado antes del verano por sus discretas audiencias en vez de por el escaso decoro del PSOE de entregarle un formato a un exministro.

El valenciano no se tomó a bien la decisión: “Detrás de este programa había un equipazo y me he llevado más disgusto por ellos. Si viene la televisión de nuevo, genial. Pero ojalá sea con un programa parecido a este, de evasión”.

“Al final, personas como mi madre tenían más miedo que información en la cabeza. Con la televisión pasa como en la comida, que hay que tener un menú saludable y variado, y yo creo que no lo ha habido”, añadía.

NUEVO MAGAZINE EN À PUNT

Màxim Huerta conducirá un nuevo magazine más informativo que de evasión. El exministro de Cultura y Deporte cubrirá el hueco que va a dejar Carolina Ferre, que ha conduce las tardes de la autonómica desde el nacimiento del canal con ‘À Punt Directe’, que estaba coproducido por Secuya.

Ferré, que ha recibido el encargo de las Campanadas de À Punt como síntoma de que los responsables del canal cuentan con ella para futuros proyectos, no había logrado conseguir las audiencias deseadas tras más de dos años en antena.

PROBLEMAS

El 18 de diciembre dirá adiós Ferre y el 11 de enero llega Huerta con un magazine que producirá Buendía Estudios, joint venture de Telefónica y Atresmedia que también produce un espacio vespertino en el Canal Extremadura (‘A esta hora’).

El exministro intentará levantar una franja que Ferre no estaba logrando encauzar a pesar de los resultados positivos que logran el informativo del mediodía y la versión valenciana del concurso ‘Atrápame si puedes’.

Alfred García, director general de À Punt, ha recordado en una entrevista concedida a Valencia Plaza que “cuando Canal 9 cerró estaba en un 4%. Nos acordamos de ella, pero nos hemos olvidado de las últimas cifras, del arraigo de la tele en sus últimas cifras. Esta radiotelevisión viene de cero y se sitúa en dos años en un 3%. Es verdad que nace en un entorno de expectativas muy referenciado en un segmento de edad y de población muy particular: cosmopolita, grandes urbes, perfil que llamamos adulto, de 14 a 45 años, que es donde se asienta el perfil específico de la cadena”.

“En el proyecto que yo presento, lógicamente, se va a buscar a dos segmentos. Son los que están delante de la tele mayor número de horas. Ahora detectamos que efectivamente los de 45 sí que ha caído algo el consumo en esta zona por una cuestión lógica. Pero el de 65 que no ha caído es el que aporta, por ejemplo, por las tardes, mayor cantidad de posibilidades de generar audiencia. Si estamos en un 3,2% y estamos por referenciar los dos grandes espacios demoscópicos de consumo televisivo… pues la franja de crecimiento no parece pequeña“, añadía García.

ALFRED GARCÍA

Alfred García ha aumentado la emisión de productos en castellano y de espacios de entretenimiento en vez de seguir la estela cultural e informativa de su antecesora, Empar Marco, que ni siquiera optó por mantenerse en el cargo al ser conocedora de que tenía al Consejo Rector del canal en su contra.

García ha impulsado un nuevo informativo comarcal en prime time que está tutelado por la nueva jefa de informativos del canal (Raquel Ejerique, ex de eldiario.es) y está sacando pecho por la mejora de la facturación publicitaria y de audiencia a pesar de que algunas voces le afean su apuesta por una televisión más comercial con tal de arañar share.

En esta batalla le ayuda Jaume Roures, ya que su consultora GECA ganó el concurso para asesorar a À Punt para salir del 3,5% de share que ronda y acercarse a las cadenas que superan o rondan las dos cifras (TV3, ETB, Aragón TV o TVG).

SOMBRAS

À Punt está apostando por una información de cercanía ‘desinstitucionalizada’ gracias a unas corresponsalías que fueron adjudicadas con polémica. Y es que una empresa del hermano del presidente de la Generalitat, Comunicacions dels Ports de Francis Puig, fue investigada por la CNMC por pactar precios con otras empresas para repartirse varios lotes ofertados.

El hermano de Ximo Puig se apartó de la carrera antes de que À Punt expulsase a sus supuestos aliados. Situaciones como estas no ayudan a despejar el aire de la industria audiovisual valenciana, tan afectada por la corrupción.

Cierto es que este asunto se queda en un juego de niños comparado con la sentencia de esta semana de la Audiencia Nacional, que ha condenado a penas de hasta 15 años de cárcel a 19 acusados por la adjudicación ilegal a la empresa de Francisco Correa del contrato de suministro de pantallas, sonido y megafonía para la visita que el Papa Benedicto XVI hizo a Valencia en 2006.

El que ha recibido penas más duras es Pedro García Gimeno, exdirector de la RTVV, que ha sido condenado a 6 años y 9 meses de prisión por prevaricación, malversación, blanqueo, cohecho pasivo, fraude a la administración pública, falsedad en documento oficial, falsedad en documento mercantil y delitos contra la Hacienda Pública.

También han sido condenados los exdirectivos de la tele valenciana Antonio José de la Viuda, Juan Prefaci, Vicente Sanz y Salvador Benjamín Iñiguez, que podrían ingresar en prisión. Condenas más bajas han logrado otros tres exdirectivos, María Encarnación Pérez, Ricardo Calatayud y José Llorca.