Amazon

Entrar en Casa Amazon es como visitar una tienda de muebles. El gigante del e-commerce ha abierto en Madrid un espacio que pretende acercar al usuario a sus productos estrella, pero en realidad cuando entras crees que estás en Ikea. Sólo las flechas en forma de sonrisa de su logotipo repartidas por los 1000 metros cuadrados, permitían al usuario situarse en ese lugar. Apenas se exponen productos tecnológicos, móviles, ordenadores o libros electrónicos. Lo que predomina en el espacio son paneles que simulan estancias para amueblar una casa.

Amazon pretende crear el efecto de una tienda convencional. Pero no es una tienda, es una experiencia. Allí no se pueden adquirir productos. Lo que pretende la empresa de Bezos es que el cliente tenga una referencia física de los artículos y que pueda tocarlos. Para ello ha expuesto alrededor de 500 productos de los cuales la mitad tienen un código de escaneo, parecido al QR, que permite recibir información detallada del mismo y adquirirlo directamente a través de la web.

¿Quiere Amazon entrar de lleno en el comercio de productos del hogar? Y lo más importante, ¿tiene capacidad logística para ello? Amazon es uno de los principales comercios online de nuestro país. Su ritmo de ventas es vertiginoso. Con Amazon Prime Now el usuario puede comprar un producto y recibirlo donde quiera en dos horas, en Madrid, Barcelona y Valencia. Todo depende del producto y del horario. Sin embargo, la logística es, a su vez, su tendón de Aquiles.

Amazon

Mapfre se alía con Amazon

Amazon, el mega gigante tecnológico, ha incluido los seguros de salud dentro de su lista de productos a la venta, y lo hace de...

Algunas de las marcas allí expuestas son muy conocidas, Pikolín es una de las que más destacadas. Se puede fácilmente ya que el edredón de una de las camas está ligeramente doblado en una e la esquina. También Estrella Galicia, Canon, L´Oreal, Motorola, Polar o Vodafone, entre otras.

El tamaño del producto importa. No es lo mismo transportar mercancías de pequeño tamaño que muebles de hogar, como un colchón o un armario. La pregunta ahora es cómo va a hacerlo Amazon si ya está teniendo problemas con su centro logístico. La compañía de Jeff Bezon entró con muy buen pie en nuestro país. Se vio como una oportunidad en la creación de puestos de trabajo y en la promoción interna.

Sus empleados estaban contentos y se vendía la imagen de una empresa feliz. Sin embargo, todo se fue al traste cuando, de manera unilateral, la compañía aplicó el convenio sectorial de Madrid, modificando el que tenían hasta ese momento. Los trabajadores están muy cabreados, sienten que les han recortado sus derechos, bajado los salarios, y que tiene muchos problemas si abren la boca.

LOS EMPLEADOS DE AMAZON EN PIE DE GUERRA

Puede que eso fuera la gota que colmó el vaso, y que a partir de ahí los empleados se hayan puesto en pie de guerra. Han intentado hacer ruido dando donde más duele: en la logística y distribución. El mosqueo se cristalizó en una huelga en marzo y otra en julio, coincidiendo con el Prime Day.

No solo Amazon tiene problemas con la logística. El comercio por Internet está creciendo tanto que las tiendas no dan abasto y tiene que contratar. Algunos comercios han descubierto el filón que supone las ventas por Internet y están potenciando sus ventas de esa manera. El problema se presenta sobre todo en fechas señaladas, como la navidad, o los periodos de descuentos. Es ahí cuando tienen que reforzar el servicio para que la calidad no se vea resentida. Cuando tratan de reforzar los equipos se dan cuenta de que no hay repartidores para todos.

AMAZON PREPARA SU JORNADA DE HUELGA

Este viernes, durante el Black Friday volverán los paros. Amazon reforzará la plantilla con 2200 empleados, para que, según Ruth Díaz, directora de Other Hardlines Categories para España e Italia, el servicio no se vea resentido: “estamos confiados en que el cliente encontrará el producto y de que seremos capaces de satisfacer la manera en que el cliente espera que Amazon lo entregue. Preparamos el Black Friday con un año de anticipación”, ha manifestado en la presentación de Casa Amazon.

El Black Friday es el día más fuerte del año en ventas para Amazon. En 2017 batió los records. Vendió, en 24 horas, un millón y medio de productos, lo que supone 16 pedidos por segundo.

España es uno de los países donde mejor acogida está teniendo esta jornada de descuentos. La mayor parte del comercio se ha rendido a este día y se pueden encontrar ofertas muy interesantes. Al sector del retail, el electrónico, o la automoción se han unido los viajes, hoteles y hasta bufetes de abogados. Los usuarios buscan gangas y las tiendas captar todo tipo de clientes.

Comentarios