En verano, la crema solar no debe faltar en el bolso de la playa o de la piscina. Uno de los retos principales de muchas personas es dejar de parecer “Casper” y coger un buen bronceado. La piel morenita se ve “preciosa y radia salud”, pero ¡OJO! No te juegues la salud para conseguirlo.

Si tienes la piel blanquita te costará más trabajo que tus células cojan el pigmento necesario para lucir moreno. Con paciencia y haciendo las cosas bien puedes tener un moreno envidiable en vez de un rojo “cangrejo de la Sirenita”.

De las cosas más importantes que hay a la hora de la piel y el verano es la crema solar que escojas y la alimentación. El cambiar de color es debido a una modificación de la melanina en tu organismo y eso se debe tanto al sol como a diferentes factores.

Te diré algunos trucos saludables que puedes utilizar este verano para tener ese tono más moreno que ansías.

Saber escoger la crema solar

En el mercado hay cientos de cremas solares que evitarán que te quemes y que te ayudarán a broncearte, pero tienes que saber leer los ingredientes. No te dejes llevar por la publicidad y comprueba que realmente pueden funcionar.

Compra la crema solar que tenga tirosina. Este es un aminoácido que ayuda a la síntesis de la melanina de tu piel.

También debes comprar la que tenga entre sus componentes extracto de zanahoria, cítricos para la vitamina C y E, cáscara de nuez verde, vitamina 5 y aceites de coco, de aguacate, aloe vera o de almendras. Estos componentes además de ingerirlos puedes usarlos de forma tópica y también te aportarán sus nutrientes como el sorbitol.