En verano, la crema solar no debe faltar en el bolso de la playa o de la piscina. Uno de los retos principales de muchas personas es dejar de parecer “Casper” y coger un buen bronceado. La piel morenita se ve “preciosa y radia salud”, pero ¡OJO! No te juegues la salud para conseguirlo.

Si tienes la piel blanquita te costará más trabajo que tus células cojan el pigmento necesario para lucir moreno. Con paciencia y haciendo las cosas bien puedes tener un moreno envidiable en vez de un rojo “cangrejo de la Sirenita”.

De las cosas más importantes que hay a la hora de la piel y el verano es la crema solar que escojas y la alimentación. El cambiar de color es debido a una modificación de la melanina en tu organismo y eso se debe tanto al sol como a diferentes factores.

Te diré algunos trucos saludables que puedes utilizar este verano para tener ese tono más moreno que ansías.

No más de media hora al día

Como ya te he dicho quemarte no ayuda a que te broncees y eso conlleva no estar expuesto al sol por periodos de más de media hora al día. Tienes que intentar evitar las horas en las que los rayos son más fuertes que es desde las 12 hasta las 16 de la tarde. Y no olvides ponerte la crema solar cuando tomes el sol.

Recuerda que el sol también puede dañarte la cabeza y los ojos. Procura ponerte protección en condiciones, como gafas homologadas y gorros para evitar quemarte el cuerpo cabelludo. Es muy desagradable pelarte la cabeza. Usa pareos o ponte camisetas que sean para la protección contra los rayos del sol.

Tu cuerpo tiene que ir asimilando la melanina poco a poco. No puedes pretender estar hoy blanco y al día siguiente moreno.