En verano, la crema solar no debe faltar en el bolso de la playa o de la piscina. Uno de los retos principales de muchas personas es dejar de parecer “Casper” y coger un buen bronceado. La piel morenita se ve “preciosa y radia salud”, pero ¡OJO! No te juegues la salud para conseguirlo.

Si tienes la piel blanquita te costará más trabajo que tus células cojan el pigmento necesario para lucir moreno. Con paciencia y haciendo las cosas bien puedes tener un moreno envidiable en vez de un rojo “cangrejo de la Sirenita”.

De las cosas más importantes que hay a la hora de la piel y el verano es la crema solar que escojas y la alimentación. El cambiar de color es debido a una modificación de la melanina en tu organismo y eso se debe tanto al sol como a diferentes factores.

Te diré algunos trucos saludables que puedes utilizar este verano para tener ese tono más moreno que ansías.

Autobronceadores

crema solar

Si no te da la vida para ir a la playa porque eres de los que trabajan en verano una buena opción es ponerte cremas, pero en vez de cremas solares de las autobronceadoras.

Este tipo de productos tienen sus pros y sus contras. Puedes pensar que es malo ponerte esas cremas para acelerar el bronceado, pero realmente lo que hacen es oxidar las células muertas de tu piel dándote un bronceado distinto gracias a una molécula que contienen que se llama dihidroxiacetona.

Los inconvenientes es que no estás cogiendo los nutrientes que el sol le aporta a tu cuerpo. Las cremas autobronceadoras no tienen la misma protección que la crema solar y si te la pones corres el riesgo de quemarte.

Otro punto negativo que tiene este producto es que hay algunas marcas que te dejan un tono “naranja zanahoria extraño” y parece que estás enfermo en vez de moreno. Además, tienes que ponértela perfectamente por todo el cuerpo o parecerás un “mapache”.