El concepto de cuota de línea en fibra no tiene más sentido que el de engañar a los clientes. El truco es simple: Promocionas precios muy bajos con tipos de letra enormes y luego metes de rondón que hay un coste adicional por una supuesta cuota de línea que tú mismo te inventas.

Imagina que tienes una tienda de ropa, quieres vender unos vaqueros y pones en el escaparate que cuestan 20 euros. En letra pequeña, eso sí, dices que hay que pagar una cuota de molar por valor de otros 20 euros. Pues en telecomunicaciones low cost pasa lo mismo, sólo que aquí la gente traga y no le tira los pantalones a la cara al tendero.

Se trata de un mecanismo de marketing puro que desarrolló Jazztel con gran éxito y en la que MásMóvil no sólo está despuntando sino que también ha arrastrado a Yoigo.

Sorprende que no se hayan metido las autoridades de Consumo ni la asociación de autorregulación publicitaria Autocontrol a pesar de que estas prácticas inducen el error a los clientes. En su código de conductas publicitarias, la asociación deja claro en su artículo 14 que los anunciantes deben esquivar la publicidad engañosa.

Qué es la publicidad engañosa según Autocontrol

“Se entiende por publicidad engañosa aquélla que de cualquier manera induzca o pueda inducir a error a sus destinatarios, siendo susceptible de alterar su comportamiento económico, siempre que incida sobre alguno de los siguientes aspectos: f) El precio o su modo de fijación, o la existencia de una ventaja específica con respecto al precio”.

El concepto de cuota de línea tuvo sentido en tiempos del fijo, de la regulación del ADSL y debido a la necesidad que existía por aquel entonces de contar con telefonía fija analógica conectada al cobre. Pero esta necesidad no existe en un entorno en el que el fijo que comercializan los operadores con la fibra utiliza voz sobre IP (VoIP).

Ni siquiera en entornos regulados, cuando los operadores utilizan el servicio mayorista de fibra de Telefónica, el llamado NEBA transitorio, tiene sentido la cuota de línea, ya que se paga a Telefónica por capacidad, a un precio que en el modelo transitorio quedó recientemente fijado en 4,79€/Mbps.

El caso MásMóvil

Analicemos el caso de MásMóvil, por ejemplo, que no tardó en aprender el viejo truco de Jazztel de vender cosas como “fibra gratis”. Si ofreces un precio fuertemente promocionado durante unos meses, cobras lo que te da la gana de cuota de línea y al acabar el periodo de prueba se te junta todo, pues obviamente nunca ha habido fibra gratis. La única fibra gratis que existe es llevarte de casa de tu madre una caja de Special K.

El ejemplo más reciente es la oferta de fibra de Yoigo, que promete 300Mbps por 7€/mes. Obviamente, es un precio inventado y que a los que vivimos los tiempos de la ‘verdad, verdadera’ nos causa mucha risa. En realidad, durante los primeros tres meses pagas 39€ por la oferta combinada, con una línea móvil con 1,5GB de datos, y a partir de entonces el precio se queda en 49€. No es que el cartel mienta, pero induce claramente a engaño.

Lo peor de todo esto es que se trata de una buena oferta. 49€/mes por 300Mbps y una línea de 1,5GB es un buen precio si te atreves a contratar con ellos. De hecho, su oferta combinada azul, con fibra de 300mbps y una franquicia de datos en el móvil de 25GB, con 25GB adicionales durante seis meses, es muy competitiva: 69€/mes. Pero, pese a todo, en la publicidad no dejan de publicitarse a 39€/mes. Trucos baratos de compañía barata, nacidos para confundir a los ancianos y a los incautos.

En la propia MásMóvil las cosas no son diferentes, como podemos ver en el siguiente ejemplo.

Es bastante ridículo, porque el operador que dirige Meinrad Spenger ofrece un servicio que muchos españoles llevaban pidiendo desde hace años. Una buena conexión sin complicaciones y sin necesidad de tener fijo ni televisión. Porque el fijo de la fibra lo mismo lo instalas que pasas de él, no afecta al precio. Se me escapa que tengan una propuesta de 30€/mes para siempre (supuestamente) y prefieran utilizar el gancho de los 10€/mes más su cuota arbitraria de 20€.

Porque aquí pasa lo mismo que con las ‘fake news’ en prensa. A base de haber engañado al cliente durante años sobre los precios, corres el riesgo de que cuando tu propuesta sea verdaderamente buena, no cuaje.

Ni siquiera Jazztel puede competir en los precios que está proponiendo el grupo MásMóvil. En el momento de escribir estas líneas, la filial de Orange tenía una propuesta de fibra de 20Mbps por 30€/mes. De hecho, son 9€/mes más una cuota de 21€ (que llevan ya una temporada subiendo de forma bastante elástica).

¿Por qué los operadores low-cost siguen utilizando estos trucos? Muy simple: Porque les funcionan.

En cambio, Movistar, Orange y Vodafone no se meten en cuotas de líneas raras a la hora de promocionarse y dejan claro desde el principio el precio de sus paquetes combinados. Siguen haciéndolo, eso sí, en los que son sólo de ADSL y conexión a Internet, pero los paquetes de Fusión, Love y Vodafone One son bastante limpios.

¿Seguirá así para siempre?

Un alto directivo de Orange afirmaba recientemente a merca2.es que las cosas van a cambiar en Jazztel y que el objetivo es dejar de utilizar el truco de la cuota de línea en algún momento. Curiosamente, aún no lo han hecho. ¿A qué puede deberse? Probablemente porque Jazztel es la mejor herramienta de Orange para competir con MásMóvil y tiene dudas sobre si conviene dejar que MásMóvil se quede como único lobo en el gallinero.

Comentarios