El Ayuntamiento de Madrid pincha la burbuja del alquiler.
Nueva OAC de Carabanchel (Foto: Ayto. de Madrid).

El consistorio madrileño calcula que para el año 2019 habrá reducido el gasto en arrendamientos de inmuebles en más del 50%. El Ayuntamiento de la capital quiere pinchar la burbuja del alquiler y ha comenzado por su propia casa.

Mientras en el sector inmobiliario y en la calle se debate sobre el incremento de los precios del arrendamiento de inmuebles, Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, intenta que esto no suceda en sus dominios. Y para ello, desde su llegada a la alcaldía ha aplicado una política de desinversión en el alquiler de edificios. Una estrategia que culminará en el año 2019, con una reducción del 50%.

Mejorar la gestión del patrimonio municipal es uno de los objetivos del Área de Economía y Hacienda (de la que depende la Dirección General de Patrimonio), que entre 2015 y 2019 habrá reducido el gasto en arrendamientos de inmuebles en más del 50%. La disminución de alquileres, además, contribuye a la sostenibilidad económica del Ayuntamiento de Madrid, según afirman fuentes del propio consistorio.

El precio de la vivienda se dispara en Madrid ante la falta de obra nueva

Así es la burbuja inmobiliaria y otras verdades que no son ciertas

Fotocasa, Idealista, Habitaclia... y así un sinfín de portales inmobiliarios en internet que anuncian a bombo y platillo la recuperación del sector inmobiliario en...

La evolución desde la llegada de Ahora Madrid en este sentido ha sido notablemente sensible. En el año 2011 existían 83 inmuebles arrendados y ya en el año 2015 esta cifra descendió hasta los 40. Durante los años 2016, 2017 y lo que va de 2018 se ha continuado con esta política que dejado un escenario de 27 inmuebles alquilados. Los gastos que suponen en la actualidad el arrendamiento supone un coste total de 21.500.740 euros anuales.

Estos gastos tienen un desglose que varía según la superficie e importancia del inmueble. De los 27 actuales, 13 arrendamientos son superiores a 100.000 euros anuales y los 14 restantes son inferiores a dicha cantidad. Entre todos alcanzan la cantidad de 21.500.740 euros al año. Con las resoluciones de contratos y la negociación para reducir los alquileres vigentes, se estima una disminución de gasto del año 2015 al año 2019 de 23.424.950 euros. En términos globales, antes de la llegada del nuevo equipo de gobierno local, el Ayuntamiento pagaba 42.680.281 euros -por 83 inmuebles arrendados- a los 19.437.331 euros actuales. O lo que es lo mismo una reducción mayor del 50%.

La desinversión más reciente data del pasado 1 de julio, cuando se resolvía el alquiler del local donde se ubicaba la Oficina de Atención al Ciudadano de Carabanchel, en el paseo de Muñoz Grandes, 10. Los trabajadores de esta oficina se han mudado al inmueble obtenido por el Ayuntamiento -a través de un embargo- en la calle Eduardo Morales con vuelta a la calle Utebo, cuyas obras de reforma han durado seis meses. El ahorro para futuros ejercicios es el importe de la renta total anual, 110.540 euros por año.

Pero el consistorio madrileño no cesará en su estrategia en lo que resta del año 2019. De hecho, el próximo diciembre se solventará el arrendamiento de la avenida Reina Victoria, 7 ocupado por la Oficina de Línea Madrid de Chamberí. Los empleados serán reubicados en el local de la calle Palafox, 4. En este caso en concreto, el ahorro para futuros ejercicios asciende a 346.795 euros al año, es decir, el coste del alquiler total anual.

Al final, todos esta estrategia responde al plan trazado por la Dirección General de Patrimonio. En este sentido, el consistorio trabaja para cumplir cuatro objetivos de resolución de arrendamientos y rehabilitación de los edificios propiedad del Ayuntamiento

El primero y más importante es optimizar al máximo la ocupación de los edificios en propiedad municipal. Pero para ello el consistorio se ha fijado un análisis de los mismos para así adecuarlos a su mejor uso. De todos modos, para acoger estas oficinas y empleados municipales antes has de resolver los contratos de arrendamiento vigentes que es el tercer objetivo. Aunque los dirigentes locales son conscientes que hay muchos de ellos que no son tan fáciles de romper. Por este motivo, como última opción pretenden renegociar la renta a los precios de mercado.

EL ALQUILER, UN ENEMIGO DEL CONSISTORIO

Está claro es que el Ayuntamiento de Madrid ha decidido pinchar la burbuja del alquiler y predicar con el ejemplo. Mientras en el centro de la ciudad los precios del arrendamiento de la vivienda no paran de aumentar, el consistorio prefiere desprenderse de sus inmuebles en régimen de alquiler y no colaborar con la especulación que se cierne sobre el sector.

Comentarios