Martín Berasategui nos enseña el truco para que te queden unas croquetas de rechupete y con poca grasa

Las recetas de Martín Berasategui son geniales, gracias a ellas puedes combinar lo mejor de la gastronomía tradicional con la vanguardia de la cocina. Una ensalada de bogavante, su estupenda propuesta para el pollo asado o el secreto de las cocochas de merluza con ajoarriero hacen que el chef vasco sea un referente en nuestros hogares.

Además de estos platos tan estupendos, Berasategui también es un as a la hora de dar consejos culinarios, y eso incluye el modo de hacer las croquetas perfectas, con poca grasa y todo el sabor de esta delicia tan típica. ¡Sigue leyendo para conocer este método!

¿Y SI SOBRAN CROQUETAS?

Reserva las croquetas que sobren

Siguiendo estos consejos seguro que te quedan muchas croquetas, ¿y qué hacer con ellas? Martín Berasategui aconseja que, si decides congelarlas, hazlo después de pasarlas por el pan rallado, facilitando su futura preparación. Antes de freír esas croquetas que has congelado, es aconsejable dejar que reposen en la nevera durante unas horas. Este reposo ayuda a que la masa se compacte y adquiera una textura óptima para la fritura, garantizando que queden bien formadas y crujientes.

Asimismo, si planeas guardarlas por más tiempo, debes separarlas en capas con papel de cocina para evitar que se peguen entre sí. Siguiendo estos pasos, podrás disfrutar de deliciosas croquetas durante varios días o incluso semanas, ¡tal y como hace Martín Berasategui en su casa!