Ultramar se descuelga en el concurso de acreedores de Abengoa

Abengoa tan solo tendrá cuatro ofertas. Ultramar se baja del concurso de acreedores tras copiar las ofertas de otras compañías. Cox Energy, Urbas, RCP y el fondo buitre Terramar han mejorado sus propuestas en el concurso de acreedores de Abengoa. La compañía mexicana, por su parte, se ha descolgado prácticamente del proyecto al no facilitar al juez un plan perfeccionado en los siete días que ha dado el titular del Juzgado Mercantil 3 de Sevilla para presentar los proyectos.

El juez Jesús Ginés Gabaldón estudia desde el pasado 6 de marzo los nuevos planes de las compañías, donde Cox Energy y Urbas tienen sus opciones de llevarse el concurso. De hecho, según fuentes financieras consultadas por MERCA2, la opción de Cox Energy está considerada como una de las «favoritas», si bien será Ginés Gabadón quien tenga la última palabra.

En el caso de Ultramar, la compañía mexicana se limitó a copiar y pegar las propuestas presentadas por otros participantes, tal y como señalaron los bancos acreedores en una nota de opinión el pasado mes de enero. Desde entonces, las opciones de esta compañía se han desvanecido como un azucarillo en un café. Por un lado, dejó de abonar los honorarios al procurador de tribunales, una figura imprescindible a la hora de comunicarse con el juzgado, una situación sorprendente dada la envergadura del concurso de Abengoa.

Siemens Energy dio la espalda a Ultramar tras sellar un contrato no vinculante

En cuanto a la oferta de la compañía mexicana controlada por Salvador Rivero, la empresa no ha dado más que una posible compra por 132 millones de euros y la promesa de mantener el empleo. Sin embargo, los acreedores descartaron por completo estos números. Ultramar, por otro lado, aseguró tener respaldo de Siemens antes de la mejora, pero la compañía alemana se desvinculó del proceso ante el juez. Según la firma mexicana, Siemens aportaría garantías por valor de 300 millones y la participación en proyectos por valor de 700 millones. La división de Siemens aseguró que no era un contrato vinculante.

COX ENERGY, LA FAVORITA PARA HACERSE CON ABENGOA

En caso de no escoger a ninguna de estas empresas, Abengoa protagonizaría una de las quiebras más grandes de España y entraría en un proceso de disolución. Es decir, la firma sevillana sería troceada y vendida por partes al mejor postor. Esta medida acabaría con los más de 9.500 empleos que aún sustenta la empresa, cuya situación de liquidez es cada vez más delicada. Para dar una idea de la situación, el administrador concursal pidió el auxilio a los pretendientes para hacer frente al pago de las nóminas del pasado mes de febrero. La española Cox Energy, presidida por Enrique Riquelme, salió a abonar estos salarios por un importe de 2,5 millones de euros.

La compañía dirigida por Riquelme ha mejorado de forma muy significativa la oferta por Abengoa, con el compromiso de abonar 564 millones de euros por todas las áreas de negocio y corporativas de la compañía. Además, tal y como adelantó MERCA2 en exclusiva, llegó a un acuerdo histórico con TSK para ofrecer proyectos valorados en 4.000 millones de euros para dar trabajo y mantener empleo. De hecho, el acuerdo estipula la instalación de plantas con una potencia de 40.000 MW.

La compañía ha incluido en esta oferta la compra de los 206 millones de euros en deuda y los avales vivos de los proyectos de Abengoa, que tendrá que renegociar con la banca. Cox Energy tiene claro que puede afrontar toda la financiación con «recursos propios», sin depender de fondos de inversión. En su propuesta, Riquelme abonará 22,8 millones a la Seguridad Social y garantiza el pago de los créditos privilegiados de los acreedores.

URBAS, UNA APUESTA CON UN GRUPO SAUDÍ POR ABENGOA

Urbas, por su parte, también ha dado a conocer su propuesta con una mejora que valora la compra de Abengoa en más de 200 millones de euros. La compañía liderada por Juan Antonio Acedo se ha aliado con el grupo saudí Acwa Power, especializado en el desarrollo, operador e inversión de plantas de renovables y producción de agua desalinizada para ganar mayor músculo y poder hacerse con el concurso de acreedores de la sevillana. La compañía ha dado a conocer ante el juez un acuerdo de inversión con una firma norteamericana para mantener la actividad de Abengoa.

El juez decide ahora sobre Abengoa
El juez decide ahora sobre Abengoa

Terramar Capital, por su parte, también ha mejorado su propuesta. El fondo, considerado un liquidador y oportunista al entrar en empresas en riesgo de disolución, irrumpió en la debacle de Abengoa hace dos años, en pleno concurso de acreedores de la compañía. Su estrategia consiste en comprar a precio de derribo y endeudar a las empresas con sus propios créditos. Éstas al no poder abonarlos entran en la quiebra absoluta y el fondo sólo tiene que vender los activos al mejor postor.

TERRAMAR, LA OFERTA QUE METE MIEDO EN ABENGOA

Los acreedores de Abengoa siempre se han alineado con Terramar dada la delicada situación de la sevillana. El fondo dio a conocer su primera oferta in extremis, a cierre de plazo. Algunas fuentes apuntan que incluso se realizó fuera de plazo, pero el juez la admitió. En su proyecto, el fondo ha propuesto compensar a los acreedores de Abengoa, tal y como también ha hecho RCP con el fondo Sinclair.

Esta tercera propuesta con opciones de llevarse este concurso, donde los accionistas de Abengoa lo perdieron prácticamente todo. De hecho, el administrador concursal, EY, aceptó el plan antes de abrir la puja, pero éste estaba supeditado al rescate de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). No obstante, el Gobierno denegó el montante y desde entonces Abengoa vive a expensas de la solidaridad de los pujantes, que tienen que hacer frente a los gastos corrientes.

Las entidades financieras no llegaron a analizar ni la propuesta de Cox Energy ni la de Terramar, aunque fueron descartadas antes de la mejora por el administrador concursal.