viernes, 9 diciembre 2022 1:28

Moxy, la firma para jóvenes de Marriot, desafía a Colau

Brookfield cierra el acuerdo con Marriot para cambiar de forma integral el Expo Hotel de la estación de Sants. El establecimiento, dedicado especialmente al turismo de negocios por sus conexiones ferroviarias a la capital y al aeropuerto como por su cercanía a la Fira de Barcelona, instalada en Plaza de España. El fondo canadiense y Marriot han negociado durante seis meses para cerrar el acuerdo y traer la marca Moxy a Barcelona por primera vez.

El hotel Moxy escapa a la moratoria hotelera del Ayuntamiento dirigido por Ada Colau

Expo Hotel fue uno de los establecimientos vendidos por Selenta a Brookfield el pasado año. La idea es atraer a un público joven, de 35 años, y alejarse del turismo de congresos de la Ciudad Condal. Según ha asegurado Cinco Días, las obras de remodelación se iniciarán en diciembre de este mismo año.

El hotel Moxy escapa a la moratoria hotelera del Ayuntamiento dirigido por Ada Colau al no tener que pedir la preceptiva licencia ya que es un cambio de operador en el hotel, actualmente de cuatro estrellas. La gran reforma que se llevará a cabo es para adecuar la imagen a la marca de Marriot.

BROOKFIELD COMPRÓ EXPO HOTEL Y ESPERA AHORA AL PÚBLICO JOVEN

El hotel Moxy estaba incluido en la cartera de Selenta -Sofia y Expo Hotel en Barcelona, así como Mare Nostrum Resort de Tenerife y el Don Carlos Resort & Spa de Marbella-. En la adquisición quedó fuera el Expo Hotel de Valencia. El pago alcanzó los 440 millones de euros en octubre del pasado año. En marzo, Brookfield inició conversaciones con Marriott para tratar de franquiciar las 423 habitaciones. El antiguo dueño mantiene la operativa del hotel.

Moxy se instalará en Barcelona pese a Colau
Moxy se instalará en Barcelona pese a Colau

El nuevo objetivo es atraer a nuevos clientes, menores de 35 años. Se trata de una marca joven, con apenas ocho de antigüedad y modernizado tecnológicamente en todas las habitaciones. De hecho, al contrario que el turista de negocios y congresos, los espacios comunes suelen ser compartidos para realizar actividades comunes.

Pese a la reforma, el hotel continuará abierto, aunque sólo cerrará los últimos tres meses de obras. De esta forma, Marriott continuará sin tener un hotel propio en Barcelona, pese a los intentos de esquivar la moratoria de Colau. En España, tiene cerca de un centenar de hoteles y esta apuesta por la franquicia juvenil cambia por completo el proyecto del turismo de calidad por el que lucha la ciudad.

MOXY, PRECIOS Y EN CONTRA DE LA TENDENCIA MARCADA POR COLAU

Moxy se instala en España por primera vez, aunque está muy presente en Alemania y Reino Unido, con 28 y 16 establecimientos, respectivamente. En Francia hay nueve establecimientos de este tipo; mientras en Dinamarca, Bélgica y Austria sólo existe uno. Grecia, por su parte, alberga dos. A diferencia de Expo Hotel, la firma juvenil de Marriott ofrece habitaciones pequeñas, con el fin de que los huéspedes pasen por las zonas comunes y bares.

Las estancias de los Moxy son de apenas 17 metros cuadrados, es decir, una cama y baño, sin suites ni divisiones. En la entrada, la cadena ofrece una bebida de cortesía al momento de recoger la llave. La estancia está iluminada con luces led de distintas tonalidades y activadas por movimiento. La ropa se cuelga en la pared, al carecer de armarios.

En cuanto al precio, Moxy ofrece habitaciones por menos de 90 euros en todos sus establecimientos, según las distintas tarifas ofertadas en sus webs. El nivel es claramente inferior al que ofrece en este momento Expo Hotel Barcelona, en concreto un 30% menos. Esta tendencia se aleja de la proyección que busca el Ayuntamiento y el sector asentado en la Ciudad Condal, que busca el turismo de mayor calidad frente al de masas. A estos precios, se fomenta la llegada del denominado turismo de zapatilla, así como el familiar con un poder adquisitivo medio.

FRENO A LA INVERSIÓN HOTELERA EN LA BARCELONA DE COLAU

Por otro lado, esta nueva irrupción en el sector hotelero muestra el interés de los fondos en Barcelona. No obstante, se trata de una operación de reforma y no de compra. Y es que, la inversión se ha frenado debido a los elevados precios que se están exigiendo por los hoteles. El mercado podría abrirse de cara a las elecciones municipales de mayo, donde Colau tiene complicado reeditar un tercer mandato, según apuntan las encuestas.

Un nuevo gobierno local podría revertir la moratoria y permitir la llegada de nuevos hoteles y cadenas, rebajando así los precios actuales. Las ubicaciones podrían ser edificios de oficinas en caso de que el teletrabajo se impusiera como tendencia primaria en las empresas, aunque sólo unas pocas lo permiten en la actualidad.

HOTELES A LA VENTA A PRECIOS DESORBITADOS

La venta de hoteles se ha producido especialmente por las deudas provocadas por la crisis del coronavirus. Muchos de ellos no han podido resistir dos años sin turismo y este 2022 tampoco se han recuperado niveles de 2019.

Casos, como el del libanés Joseph Boutros El Khoury, han sido muy sonados. El inversor puso en venta los hoteles de lujo Miramar y La Florida. Robert de Niro, por su parte, vendió el hotel Nobu Barcelona a la gestora ASG por 80 millones de euros, un 20% inferior a los 100 millones exigidos debido a la pandemia. Y es que, el reconocido actor tenía que hacer frente a deudas y una situación comprometida. Por otro lado, el sector espera un parón de la inversión en los próximos años debido a la recesión y elevada inflación.


- Publicidad -