sábado, 4 febrero 2023 18:24

Colau y Neinor Homes fracasan con la vivienda social en Barcelona

Fracaso absoluto de Ada Colau y su colaboración público-privada. La nueva empresa público y privada del Ayuntamiento de Barcelona para levantar hasta 4.500 viviendas sociales no ha puesto aún ni un solo ladrillo desde 2019. Sus licitaciones son nulas, según el registro del perfil del contratante, donde únicamente se han llevado a concurso público la entrada de nuevos inversores. En tres años, Vivienda Metròpolis Barcelona no ha colocado ni una piedra. Tampoco le va a la zaga Habitatge de Barcelona, cuyo pobre balance entre 2019 a 2021 ha sido de 256 viviendas finalizadas, repartidas en ocho promociones de 12 a 49 viviendas.

Neinor Homes y Cevasa se hicieron con el concurso público de Vivienda Metròpolis, una entidad dependiente del Área Metropolitana de Barcelona, controlada por el PSC y los Comunes de Ada Colau. Todo ello, con la intención de hacer cumplir con su programa económico. Las únicas tres adjudicaciones que aparecen en el perfil del contratante es la licitación para seleccionar a un accionista privado para «transformar» la entidad en una sociedad de economía mixta. Tres licitaciones calcadas desde 2019 al 22 de diciembre de 2021. La última de ellas la ganó la inmobiliaria cotizada y en la que aseguraron que no necesitarían los fondos Next Generation de la Unión Europea ni tampoco la compra pública de innovación.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

El presupuesto ascendía a 193 millones de euros, con el IVA incluido, con una duración de seis años. Neinor Homes se hizo con el concurso en una pugna con Visoren, una sociedad limitada dedicada a la vivienda para el alquiler social; OBE ITG y Habyco XXI. El objetivo era construir en los próximos seis años estas miles de viviendas. No obstante, los anuncios realizados hasta ahora se quedan muy lejos de las expectativas iniciales.

LA EMPRESA DE COLAU: TRES LICITACIONES PARA BUSCAR INVERSOR, NI UNA PARA VIVIENDA

Mientras este fracaso de empresa, con cero metros construidos desde 2019, prosigue, el Ayuntamiento de Barcelona y el Área Metropolitana han diseñado otros programas de construcción de viviendas sociales. Sin embargo, no se ha cumplido en ningún año el programa de vivienda de la confluencia catalana de los morados de Colau. En un inicio, la alcaldesa de Barcelona prometió que construiría 8.000 pisos destinados a vivienda social.

La política de Colau ha secado la oferta y ahuyentado la inversión, mientras que los propietarios prefieren tener sus viviendas vacías

Tras el incumplimiento, prometió otros 4.500, los que ha iniciado con la constitución de esta colaboración público-privada con Neinor Homes. Sin embargo, volverá a incumplirlo. Y es que, para Barcelona, Ada Colau ha construido un total de 256 viviendas entre 2019 y 2021, mientras ha dedicado fondos para comprar edificios y tratar de maquillar el las paupérrimas cifras de vivienda social.

Y es que, las medidas del Ayuntamiento de Barcelona, apoyadas por el PSC, han secado por completo el parque de viviendas. Entre otras, ha exigido a los promotores destinar el 30% de cada promoción a vivienda social para el alquiler. Con esta pretensión, numerosos inversores dieron marcha atrás a los proyectos hasta el punto en el que se han desplomado los visados para obra nueva más de un 20%, mientras suben en otros puntos de Cataluña.

LA INSEGURIDAD JURÍDICA DISPARA LOS ALQUILERES

La alcaldesa, además, ha iniciado una cruzada particular contra los pisos turísticos, llegando a poner multas a las inmobiliarias que los publicitaban. Sin embargo, estas sanciones han sido anuladas por la Justicia. Asimismo, la ha emprendido ahora contra los propietarios que alquilen habitaciones para turistas. Todo, mientras mantiene una protección a la okupación ilegal.

Las consecuencias de este tipo de medidas populistas y bochornos anuncios sobre construcción de viviendas sociales que no terminan de materializarse son más que evidentes. Por un lado, se ha secado la oferta y ahuyentado la inversión, mientras que los propietarios prefieren tener sus viviendas vacías o venderlas a grandes tenedores que afrontar la inseguridad jurídica que generan estas políticas.

Además, con los datos en la mano, Barcelona es la capital de provincia con el alquiler más caro de toda España, según el último informe de Pisos.com. Y es que, los propietarios exigen una media de 17,92 euros por metro cuadrado, por metro cuadrado de media en la Ciudad Condal. De hecho, desde la llegada de Colau, el alquiler de la vivienda se ha disparado de tal forma que las promociones privadas han sacado una buena tajada en el negocio, con viviendas por encima de los 1.800 euros mensuales con todo lujo de comodidades.

De esta forma, la otra consecuencia más importante es que los propietarios de Barcelona han destinado sus viviendas al alquiler para irse a otros sitios del Área Metropolitana, siguiendo así el ejemplo de otras ciudades europeas, como Berlín, donde se estima que el 90% del parque inmobiliario es alquiler. Con todo, Ada Colau, con la inestimable ayuda del PSC, han conseguido la gentrificación en el Área Metropolitana de Barcelona, convirtiéndola en una zona cara e insegura.

COLAU Y SU OPERACIÓN DE MAQUILLAJE EN VIVIENDA

En este fiasco, Colau, además, culpa de todos los males a la Generalitat. Así, en 2021 aseguró que el Gobierno de Pere Aragonès apenas hacía inversión para incrementar el parque público de alquiler. En vez de invertir el dinero en nuevas promociones, Colau ha acudido a las ofertas de venta a precios disparados para hacer su operación de maquillaje.

Durante estos años, Colau ha comprado fincas de obra nueva en en Gracia por casi cinco millones de euros, unos 450.000 euros por vivienda. En otra, de la calle Balmes, también en el centro de Barcelona, compró por 8,2 millones otras 23 viviendas, a razón de unos 360.000 euros por unidad. El precio de las viviendas sociales está estipulado en unos 128.000 euros, un 66% inferior al precio que abona el Ayuntamiento de Barcelona.

Y es que, hasta el pasado año tan sólo se pusieron en marcha 2.240 pisos municipales, una pobre cifra en comparación con los 8.000 que llegó a prometer en su primer mandato. Cabe recordar que en este segundo mandato tampoco ha cumplido con su principal promesa electoral, puesto que acaba en mayo del próximo año. Para 2023, Colau volverá a presentarse a las elecciones.


- Publicidad -