viernes, 9 diciembre 2022 4:01

Los hoteles catalanes jubilan al Imserso

La crisis inflacionaria y las dificultades para encontrar personal han llevado a numerosos hoteles catalanes a prescindir de los viajes del Imserso. El Ministerio de Derechos Sociales se ha negado a elevar los precios y tarifas para este año al nivel de la inflación, obligando a los hoteles a asumir la diferencia. No obstante, Valencia ha salido al rescate del sector con ayudas de hasta seis euros por noche contratada, una polémica medida que la Generalitat de Cataluña rechaza por completo al tratarse de «ayudas directas».

Y es que, las tarifas impuestas para este año son de apenas entre 20 y 25 euros por persona y noche, un nivel que dista de los precios a los que se ofrecen actualmente las habitaciones. Por ejemplo, en Lloret de Mar, donde se han borrado más de la mitad de los hoteles en este programa vacacional, las habitaciones se ofrecen por unos 600 euros por siete noches. Con el Imserso, no llegan a los 200 euros. Y es que, los empresarios temen una nueva desbandada para estos viajes y una escasa ocupación.

LOS HOTELES DE PLAYA DAN LA ESPALDA AL IMSERSO

Lloret de Mar fue uno de los destinos más visitados por el Imserso antes de la pandemia. El sol y la playa son dos de los principales atractivos de esta localidad gerundense, pero, según el Imserso, los usuarios de estos viajes están modificando sus preferencias y prefieren ahora los hoteles de interior, más en la época estival.

Una buena época estival no cubre las pérdidas y deudas generadas desde 2020

Sin embargo, los hoteles han rechazado este argumento, al asegurar que siguen siendo un imán para este turista nacional. «El motivo son los costes», han asegurado. «No se puede alojar a nadie por apenas 20 euros por pernoctación», han explicado a preguntas de MERCA2. Algunos de ellos, debido a la baja actividad turística por la crisis en Reino Unido y la recesión en Estados Unidos, han cerrado sus persianas, como ha hecho el complejo de Marina d’Or en Valencia.

¿Cómo inscribirse a los viajes del IMSERSO?
El viaje del Imserso, esperado por los jubilados

Con los disparados costes, al hotel ya no le sale rentable permanecer abierto fuera de la temporada turística, de marzo a septiembre, y por tanto deciden ahorrar costes, especialmente energéticos. Y es que, la factura de la luz se ha triplicado en apenas un año. Es la misma situación que vive el pequeño comercio, principalmente aquellos intensivos en electricidad y gas, como los hornos de pan. A todo ello, hay que sumar los costes de la plantilla, que cada vez debe atender a un menor número de huéspedes.

EL IMSERSO EXIGE PRECIOS BAJOS TRAS DOS AÑOS EN CRISIS

La actual crisis económica se une así a dos años de pandemia y restricciones derivadas de la crisis sanitaria. Dos años en los que no han podido trabajar a pleno rendimiento hasta esta temporada. Sin embargo, la afluencia de turistas ha sido inferior a las registradas en 2019. «Una buena época estival no cubre las pérdidas y deudas generadas desde 2020», han señalado desde el sector. En este sentido, han señalado que es preferible cortar pérdidas antes que permanecer abiertos y con huéspedes que no cubren los costes.

La situación es similar en la Costa Daurada. La amenaza de darse de baja de este plan vacaciones es palpable tras la negativa de sumarse el pasado año, aún con la pandemia coleando. La campaña pasada sólo participaron a partir de enero de este año y apenas contó con una decena de hoteles. Y es que, el Imserso se ve ahora como una pretemporada, apenas unas semanas del inicio de la llegada masiva de turistas, sin que se vea como un programa para abrir el establecimiento gran parte del año.

VALENCIA SALE AL RESCATE DE LOS HOTELEROS

Al contrario que en Cataluña, Valencia ha comenzado a tomarse en serio este tipo de turista que continúa moviendo la economía de establecimientos, no sólo hoteleros, sino también de bares y restaurantes. Así, ha ofrecido una ayuda pública de cinco millones de euros, con un máximo de 400.000 euros por establecimiento. En total, seis euros por habitación y noche, con el límite de 900 euros, es decir, un máximo de 150 noches, hasta los cinco meses.

Las ayudas de la Generalitat valenciana se han dado tras la amenaza de los hoteles de Benidorm (Alicante). Estos establecimientos iban a dar la espalda al Imserso por los elevados costes energéticos que conlleva abrir un hotel.

VALENCIA Y SUS POLÉMICAS AYUDAS AL IMSERSO

«Es un rescate en toda regla», han señalado fuentes del sector. Asimismo, las mismas voces apuntan que podría tratarse de una ayuda directa de la Administración y no ven clara la legalidad de las mismas. Por este motivo, la Generalitat de Cataluña ha descartado por completo ofrecerlas.

Este aporte económico ha convertido a Alicante en uno de los destinos más solicitados y donde los hoteles operan con normalidad en temporada baja. Sin esta ayuda pública, la situación sería muy similar a la de Cataluña, con persianas bajadas para el Imserso. No se trata de una panacea, pero sí permite incrementar los ingresos por noche en hasta un 30%, una subida que permite mantener cierto nivel de costes. En Baleares, la situación es muy similar a la de Cataluña e incluso también en la Costa del Sol se han borrado hoteles.


- Publicidad -