lunes, 26 septiembre 2022 21:58

Pedro Sánchez vuelve a dar munición económica a los independentistas

El Gobierno de España, presidido por Pedro Sánchez, vuelve a faltar a la palabra dada y aprobada en los Presupuestos. En los primeros seis meses del año, el grado de incumplimiento de la inversión en infraestructuras continúa en niveles elevados, pese al incremento del 36% respecto al pasado año.

Con un gran cartel y bajo el eslogan “cumpliendo“, la delegada del Gobierno en Cataluña ha presentado el paupérrimo balance de una inversión directa de 212,2 millones de euros para infraestructuras, pese a que el Presupuesto del Ministerio de Transportes alcanza casi los 2.000 millones para todo el conjunto del año. Es decir, poco más del 10% del total, atendiendo a las cifras del estudio realizado por el Ministerio de Transportes.

Así cuenta el Gobierno las inversiones: “Se sigue invirtiendo en la estación ferroviaria de La Sagrera”

El Gobierno, para añadir un mayor porcentaje, suma partidas por compensaciones a la Generalitat o la inversión en el plan de vivienda realizado hasta ahora. De esta forma, el porcentaje sobre el total se sitúa cercano al 17%. De seguir este ritmo, el Ejecutivo abría invertido algo más de la tercera parte en el conjunto del año, otorgando así más munición al nacionalismo e independentismo catalán.

La encargada de presentar los números ha sido la delegada del Gobierno en Cataluña, María Eugenia Gay, ha afirmado que se han reforzado las inversiones en La Sagrera y el Corredor Mediterráneo, obras que llevan presupuestadas décadas y cuyos plazos de ejecución van muy atrasados respecto a los planes iniciales.

PEDRO SÁNCHEZ VENDE UN INCREMENTO DE LA INVERSIÓN INSUFICIENTE

Para sacar pecho, Gay ha afirmado que Cataluña lidera el grado de ejecución presupuestaria, como si de un premio de consolación se tratara. Asimismo, la cantidad plasmada en los Presupuestos supone una inversión un 67% superior al gasto de 2018, con el último Gobierno de Mariano Rajoy, pero de nada sirve el anuncio si después no se ejecuta. De hecho, los independentistas y nacionalistas se centran en los millones presupuestados y su ejecución posterior, principalmente, más allá de si se trata de una mayor o inferior inversión.

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat
Pere Aragonès, presidente de la Generalitat

Y es que, en la última y exhaustiva revisión, la Generalitat mostró como la ejecución presupuestaria era de tan sólo el 35,7%, una falta manifiesta de inversión que el independentismo utiliza por tierra, mar y aire para agravar aún más su victimismo. Y es que, mientras Cataluña apenas recibió uno de cada tres euros, la Comunidad de Madrid registraba un incremento del 100%. De nuevo, desde el Ministerio se afirmó que las cifras no eran comparables a otras Comunidades, un argumento que no amilanó ni a los de ERC ni tampoco a JxCat. De hecho, la patronal catalana, con Josep Sánchez Llibre a la cabeza, se sumó a las críticas. ejecución no era comparable porque se estaban afrontando en Cataluña grandes obras de infraestructuras respecto a otras comunidades.

UN INFORME DEL EJECUTIVO DE PEDRO SÁNCHEZ POCO CONCRETO

El balance muestra inconcreciones así como falta de porcentajes sobre la cantidad presupuestada para cada una de las obras. Así, por ejemplo, se detalla: “Se sigue invirtiendo en la estación ferroviaria de La Sagrera”. ¿Cifras sobre esta infraestructura? Ninguna; también incluye un apartado “se ha celebrado reunión de la Comisión Bilateral Generalitat-Estado“, como si de un logro en inversión se tratara. Otros apartados muestran una inversión a futuro, sin dar tampoco cifras. “Se va a iniciar la información pública del proyecto de la Variante de la Pobla de Segur, en el eje Pirenaico (N-260) en la provincia de Lleida”, apunta.

Tal es la despreocupación por mostrar las cifras que la Generalitat y otros servicios de estudios están escudriñando las cuentas presupuestarias para utilizar sus hallazgos en el momento más conveniente. Cabe recordar que el próximo año el PSOE y sus socios de Gobierno se juegan su futuro político en el ámbito territorial y también en las generales. Y la inversión en infraestructuras es uno de los puntos más recurrentes a la hora de conectar con electorado catalanista.

EL PAPEL MOJADO DEL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ

El Gobierno ha mostrado la mesa de diálogo con ERC como su principal compromiso con Cataluña, obviando los derechos de la mitad de los catalanes castellanohablantes. La negociación, sin embargo, no ha dado aún ningún fruto y ha servido incluso de chantaje por el supuesto caso del espionaje de Pegasus, donde los ministros Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska serán testigos.

“Nos comprometemos a estar comprometidos”. Este es el mensaje de la delegada del Gobierno, un mensaje tan genérico como vacío, que los círculos independentistas rebaten como el “papel mojado” de las inversiones de 2021 y de años anteriores. Y es que, si bien la inversión en Cataluña ha subido con fuerza en los primeros seis meses del año, es una cantidad del todo insuficiente, más cuando una y otra vez afloran las deficiencias en el transporte de viajeros de Cercanías, gratuito con condiciones a partir del próximo 1 de septiembre.

EL VICTIMISMO CATALÁN PESE A AVALAR EL SISTEMA DE FINANCIACIÓN

Asimismo, el victimismo de los catalanistas llega a rozar lo romántico. La Generalitat ha desempolvado de nuevo el debate del déficit fiscal, pero apenas menta a Madrid en los informes y esconde la realidad en los últimos lugares de las tablas. Cataluña es la segunda Comunidad Autónoma que más ingresos aporta al régimen fiscal, superada con creces por Madrid, la más castigada a la hora de recibir. Jaume Giró, consejero de Economía, se pone muy digno cuando revela estos datos, pero su memoria olvida que fue la propia CiU la que ha avalado este sistema de reparto, al tiempo que en la etapa de Jordi Pujol se negaron a acoger un régimen fiscal similar al vasco.

Tampoco le va a la zaga el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. “Un año más, Cataluña recibe recursos por debajo de la media“, criticó el dirigente de ERC. Todo para ir cargando la munición de cara al próximo curso, que promete una lucha fratricida entre dos de los socios de la investidura de Pedro Sánchez.

Los contribuyentes catalanes aportaron una media de 2.779 euros por habitante y recibieron 2.519 euros por habitante. Madrid, por su parte, supera con creces la aportación por habitante, al elevarla a 3.347 euros, un 20% más que Cataluña. Y todo con las acusaciones de ‘dumping fiscal’ desde esta comunidad contra Madrid. Es decir, muestran, con datos de 2020, que Madrid con menor presión fiscal y un millón menos de habitantes es capaz de generar más riqueza que Cataluña.


- Publicidad -