martes, 31 enero 2023 10:36

Los riesgos más desconocidos de los antibióticos

Cada año, es habitual tener que enfrentarse a algún que otro resfriado o enfermedad de algún tipo, y por regla general, la población recurre a la automedicación antes que a su médico. Esto es un terrible error, ya que tomar antibióticos sin prescripción médica puede repercutir en su salud a largo plazo.

También están los casos de padres que llevan a sus hijos al médico, y este receta otro medicamento que tarda más en hacer efecto. No seguir las indicaciones puede acabar siendo un problema, por lo tanto, es momento de saber por qué no es bueno abusar de los antibióticos, y las consecuencias de hacerlo.

¿Cómo funcionan los antibióticos?

funcionamiento antibioticos

La primera vez que se usaron los antibióticos fue en la década de 1940, pero debido a su uso abusivo, se ha dado a lugar el desarrollo de bacterias que no responden a la medicación que antes era eficaz. Además, si un niño toma estos antibióticos cuando no es necesario, pueden correr el riesgo de sufrir reacciones adversas, las cuales pueden ser desde un dolor de estómago, hasta diarrea. Para empezar, hay que entender cómo funcionan, y es bueno saber que hay dos tipos de microorganismos principales, las bacterias y los virus. Aunque ambos pueden ser causantes de enfermedades con síntomas similares, su forma de multiplicarse y transmitir la enfermedad es diferente.

Por un lado, están las bacterias, formadas por una sola célula. Estas se encuentran en todas partes y en su gran mayoría no suelen causar ningún daño. Es más, en algunos casos pueden ser hasta beneficiosas. Por poner un ejemplo, está el Lactobacillus, que se encuentran en el intestino para ayudar a digerir los alimentos. Pero otras bacterias son dañinas y pueden provocar enfermedades al invadir el cuerpo, se multiplican e interfieren en los procesos normales del organismo. Los antibióticos matan a estos microorganismos al impedir que crezcan y se sigan reproduciendo.

Luego están los virus, los cuales no pueden vivir por sí mismos. Son partículas que contienen material genético envuelto por una cubierta proteica. Viven, crecen y se reproducen tras invadir otras células vivas. El sistema inmunitario puede rechazarlos en ocasiones, antes incluso de que puedan provocar alguna enfermedad. Los virus no responden ante los antibióticos.


- Publicidad -