Tren
Foto: Bloomberg.

España ha sido siempre un referente en cuanto al tren se refiere. Nuestro país cuenta con una de las flotas más avanzadas de ferrocarriles y con la red de Alta Velocidad más extensa del planeta, después de la de China, con más de 3.000 kilómetros. Por ello, las constructoras españolas han participado en la obra de numerosas infraestructuras ferroviarias en todo el mundo.

El Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración (CFBI) no va a ser diferente. Se trata de uno de los proyectos más ambiciosos de Latinoamérica que atravesará el continente y unirá por tren el océano Atlántico con el Pacífico. Con una longitud total de 3.755,5 kilómetros, cruzará Brasil, Bolivia y Perú. Además, tendrá algunos tramos o ramificaciones hacia Paraguay.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, lo ha descrito como “el mayor proyecto de integración del siglo XXI, y el con mayor inversión”. Se calcula que su presupuesto estará entre 10.000 y 14.000 millones de dólares (entre 8.600 y 12.050 millones de euros). Con este corredor, se tardaría cuatro días en cruzar Sudamérica desde Brasil a Perú y las mercancías llegarían al continente asiático en 42 días. Sin embargo, las rutas actuales tardan como mínimo 58 días.

¿Dónde están los cristales que iba a romper Pedro Sánchez por el AVE extremeño?

Hace apenas cinco meses Pedro Sánchez visitó el acto inaugural de la XXXIII Feria Nacional del Queso de Trujillo, quizás sin ser todavía consciente...

Por todo esto, tanto el Gobierno como las empresas españolas han querido mostrar su interés en esta gran obra de ingeniería. En su última visita a América, Pedro Sánchez ha firmado un memorándum de entendimiento sobre infraestructuras con Evo Morales. En él se recoge de manera particular el proyecto del Corredor. Esto abre la puerta a la participación de las compañías españolas en esta construcción.

OHL, Sacyr, Acciona, Ferrovial, FCC o ACS podrían ser las principales firmas españolas interesadas en la construcción del Corredor. Desde Sacyr han mostrado su interés acerca este proyecto. “Sacyr tiene una importante presencia en América Latina y analizamos habitualmente todos los grandes proyectos de infraestructuras de la región”, han señalado fuentes de la compañía, que han añadido que también realizarán un análisis sobre el Corredor Bioceánico. Por su parte, Ferrovial se ha desmarcado del Corredor. Desde la constructora han confirmado que no se encuentran interesados en ninguna adjudicación de la obra.

EL TREN A LA MECA, ENTRE OTRAS OBRAS ESPAÑOLAS

La ‘Marca España’ ha estado presente en muchas de las grandes construcciones a nivel mundial. En el caso del AVE La Meca-Medina, en Arabia Saudí, 12 empresas nacionales formaron parte del consorcio hispano-saudí ‘Al Shoula’ que realizó la obra. Renfe, Adif, OHL o Abengoa participaron en el proyecto más importante de infraestructuras del mundo árabe.

Otras dos empresas españolas, Ferrovial y ACS, están participando en el primer proyecto de Alta Velocidad en California, una de las obras de infraestructura más ambiciosa de Estados Unidos.

En América del Sur, las constructoras españolas también están muy presentes. Entre otros ejemplos, ACS y FCC realizarán el diseño, la construcción, la financiación, la operación y el mantenimiento de la línea 2 del metro de Lima (Perú). Por ello, el consorcio liderado por estas dos compañías ingresará 3.900 millones de euros.

Comentarios