caminantes, dieta

Una dieta por sí sola no es suficiente para adelgazar. Se debería acompañar de ejercicio físico para ayudar a acelerar el metabolismo y que tu peso baje más rápidamente. Incluso, la actividad te podría ayudar a no tener que renunciar a ciertos alimentos y poderte dar algunos caprichos de vez en cuando, ya que puedes quemar esas calorías extra sin problema.

Pero la duda sobre el ejercicio físico, como caminar, es sobre la cantidad de tiempo, recorrido, o frecuencia con la que los tienes que practicar. Y lo cierto es que no hay una respuesta clara y simple para este dilema. Va depender de los resultados que quieras obtener, tu estado físico, y del tiempo que prolongues la dieta…

¿Cuánto debo caminar para ayudar a mi dieta? Todas las claves…

¿Dieta sin ejercicio?

Dieta huevo pérdida de peso

Una buena dieta debería estar acompañada de ejercicio físico siempre. Solo en algunos casos donde un médico recomiende no realizar ejercicio por algún tipo de lesión o problema, siempre que haces una dieta, e incluso si no la haces, deberías hacer ejercicio.

El ejercicio físico no solo te ayudará a perder peso más rápido, también a mantener un buen estado de salud mental y física. Por tanto, es altamente recomendable.

El ejercicio físico más saludable para acompañar una dieta es el de tipo aeróbico. Con él podrás perder peso de forma controlada y mantener una buena salud cardiovascular. Para ello tienes varias opciones:

  • Caminar rápido, como senderismo, tracking, etc.
  • Subir y bajar escaleras.
  • Correr.
  • Salir en bicicleta o estática.
  • Bailar (Zumba, Batuka,…).
  • Nadar.
  • Otros.
  • E

Es decir, el famoso cardio. Un ejercicio que necesita implícitamente la respiración aeróbica para poder practicarse. Eso engloba a todos los ejercicios de nivel moderado de intensidad en periodos de tiempo prolongados. Esto difiere del ejercicio anaeróbico, que es aquel que se hace en periodos de tiempo más cortos, pero su intensidad es muy superior. El motivo de practicar cardio es que actúa mejor al mantener una frecuencia cardíaca determinada con un consumo de grasas y azúcares superior.

En cambio, otros tipos de ejercicios más intensos y en periodos cortos podrían funcionar bien para ganar masa muscular, y por tanto peso… Aunque en ellos también se quema grasa y azúcares.