Carrillo, González y Suárez estuvieron a punto de debatir con Lavilla y Fraga en 1982. Foto: Alerta Digital.

Adolfo Suárez cerraba en febrero de 1979 su campaña electoral en Cáceres y afirmaba con chulería que si Felipe González quería debatir en televisión “tendrá que ganárselo, porque lo que busca es una publicidad añadida y probar que en España impera un régimen bipartidista, cosa que está por ver”.

En octubre de 1982, unos días antes del triunfo arrollador del PSOE, era Felipe González el que se negaba a debatir pese a la autorización de la Junta Electoral Central. El País mostraba su enfado por las exigencias socialistas tras haber cerrado un acuerdo con los líderes de Alianza Popular, UCD, CDS y PCE.

Felipe González exigía como condición sine qua non que José Luis Balbín, muy popular por ‘La Clave’, fuese el moderador de la tertulia. Recordaba el citado medio que “Suárez nunca aceptó debates en directo con sus adversarios mientras ocupó la jefatura del Ejecutivo”.

Curiosamente en 1985, los mismos socialistas que imponían a Balbín se cargaron ‘La Clave’. Ramón Criado, director de TVE, canceló el programa “a la vista del intento de utilización de una manera singular, por parte del director del espacio, de un medio de comunicación público”.

“Se había hecho una convocatoria bajo el título de La movida, con unos invitados precisos y luego se añadió a este título la palabra nacional y se cambiaron los invitados. Se trataba de utilizar personalmente un medio de manera absolutamente inconveniente”, señaló.

LOS CANDIDATOS QUE SE NEGARON A DEBATIR

El primer debate electoral televisado no fue político, sino sindical. En noviembre de 1977 TVE emitió el programa ‘Cara a cara’ moderado por Federico Prat que incluyó un careo entre Nicolás Redondo (UGT) y Marcelino Camacho (CCOO), que protagonizaron una bronca televisada que molestó en amplios sectores de la sociedad.

debatir
Felipe González se presentó siete veces, y solo debatió en 1993 por diversas razones.

En 1977, 1982, 1986 y 1989 no se celebraron debates por las zancadillas de UCD y el PSOE. En 1993 esta anomalía que sigue sin regularse llegó a su fin y Felipe González y José María Aznar al fin aceptaron un debate.

Antena 3 emitió el primero el 24 de mayo de 1993 con Manuel Campo Vidal como moderador. Los candidatos del PSOE y PP congregaron a 9.662.000 espectadores (61,8% de share) y una semana después ambos contendientes se vieron las caras con Luis Mariñas moderando en Telecinco ante 10.524.000 de espectadores (75,3% de share).

Según los sondeos, Aznar ganó el primero y Felipe González, asesorado por José Miguel Contreras y Miguel Barroso, se hizo con el segundo tras preguntarle al candidato popular por la página del programa del PP en el que hablaba de las pensiones. La falta de respuesta de Aznar hizo el resto.

En 1996 no se convocó debate por la teoría de Pedro Arriola, gurú de Génova 13, y en el año 2000 el PP se volvió a negar a enfrentar a su candidato con Joaquín Almunia para enfado de Alfredo Pérez Rubalcaba, que afirmaba que sería bueno “que los ciudadanos escuchen de los dos candidatos cuál es el programa de uno y de otro, así que le decimos al señor Aznar que diga día y hora y ahí estará Joaquín Almunia”.

En 2004 fue Mariano Rajoy el que se negó a debatir con José Luis Rodríguez Zapatero, único presidente del Gobierno que ha aceptado todos los envites. En 2008, con el PP en la oposición, Rajoy sí que se atrevió.

Manuel Campo Vidal y Olga Viza moderaron dos debates organizados por la Academia de Televisión y los audímetros estallaron: casi 13 millones para el primero y casi 12 para el segundo. En 2011 solo se celebró un cara a cara entre Rajoy y Rubalcaba, que fue seguido por más de 12 millones de espectadores en varias cadenas.

TVE se llevó aquella noche el gato al agua: 24,8% de share, por el pobre 6,1% de La Sexta, que no tenía el nervio informativo de la actualidad. Telecinco por su parte relegó el debate a Cuatro y emitió varios capítulos de la serie ‘CSI’.

En 2015 Mariano Rajoy y Pedro Sánchez protagonizaron un tenso cara a cara y se produjo un debate a cuatro que estuvo marcado por la ausencia de Rajoy, relevado por Soraya Sáenz de Santamaría. En 2016 sí que se produjo un debate a cuatro con Rajoy, Iglesias, Sánchez y Rivera.

LA MEDIA VERDAD DE PABLO CASADO

Pablo Casado afirmó, antes de conocer que el PSOE participaría en el debate a cinco, que el problema es que Pedro Sánchez no quiere debatir de esto, el problema es que él no acepta un cara a cara”.

debatir
José María Aznar solo debatió en 1993 pese a presentarse en cuatro ocasiones.

“Yo ya le he dicho, está muy bien que hagamos debates a cinco y a cuatro y a lo que quieras, pero por qué no quiere debatir con el líder de la oposición, por qué quiere pasar a la historia como el único expresidente que no aceptó un cara a cara, que sí aceptó González, sí aceptó Aznar, aceptó Zapatero y aceptó Rajoy”, añadió.

Es cierto que González, Aznar y Rajoy rechazaron algunos envites y que Pablo Casado se olvidó de Adolfo Suárez, que solo quiso participar en debates cuando dejó la presidencia del Gobierno e impulsó el CDS.