Santander resultados 2T 2019
El consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez. Foto: Santander.

Los resultados de Banco Santander en el primer semestre han constatado la consolidación de América como su principal área de negocio, tanto en el ámbito de los beneficios como en el de clientes. Europa, por el contrario, sigue pendiente de la política de tipos de BCE y la reestructuración en algunos mercados.

El grupo financiero presidido por Ana Botín ha presentado un beneficio atribuido de 3.231 millones de euros durante el primer semestre de 2019, un 14% menos comparado con el mismo periodo de 2018. Del total, América ya representa el 55%, con Brasil (29%) como principal contribuyente tras lograr un beneficio ordinario atribuido de 1.482 millones de euros, más que la suma de los obtenidos en España (694 millones de euros) y Reino Unido (658 millones de euros).

De hecho, el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, ha destacado que “Brasil sigue mostrando unas dinámicas sobresalientes y sigue siendo el principal motor de la generación de negocio y resultados del grupo”. Además, ha señalado el directivo, “son fuertemente crecientes”.

Banca March

Banca March prepara 270 M€ en coinversión para grandes patrimonios

Banca March ha presentado seis nuevos proyectos de coinversión por un importe total de 270 millones de euros, una herramienta con que la entidad...

Los mercados vecinos de Brasil no paran de crecer en el balance de Santander. El beneficio ordinario del banco en Estados Unidos ha crecido un 30% hasta 465 millones de euros y en México un 12% hasta 424 millones de euros. Esto ha hecho que Norteamérica represente el 17% del beneficio del grupo en el primer semestre del año. El consejero delegado de la entidad ha afirmado que las perspectivas para estos dos mercados son “de seguir con un significativo crecimiento en los beneficios dos países”. En el caso de México, ha indicado Álvarez, “por ser un mercado con un potencial de crecimiento muy alto”. En el de Estados Unidos “porque nuestras franquicias están mejorando”, ha puntualizado el CEO del banco.

América representa el 55% del beneficio ordinario atribuido del grupo Santander en el primer semestre del año

La confianza en México es tal que la junta extraordinaria de accionistas de Banco Santander ha dado ‘luz verde’ este martes a la ampliación de capital necesaria para adquirir el 24,95% de su filial mexicana que no controla mediante una oferta de canje de títulos, una transacción valorada en cerca de 2.600 millones de euros que se espera lanzar y liquidar en la segunda mitad del año.

Los buenos datos para el grupo en América no han venido solo por el lado del resultado. En clientes también supera a Europa. De los 142 millones (+4%) que tiene el banco al cierre del segundo trimestre del año, el 52% residen en alguno de los mercados americanos.

EUROPA, UN ÁREA COMPLICADA PARA SANTANDER

Europa aún representa el 45% del beneficio atribuido extraordinario del grupo y el 48% de los clientes. No obstante, la nueva estructura organizativa del banco en tres áreas ha dejado en evidencia las dificultades por las que pasa el Viejo Continente. Sobre todo España y Reino Unido, ya que Portugal y Polonia han mostrado buenos números.

El consejero delegado de Santander ha admitido que Europa se encuentra en un “entorno difícil”. El principal argumento del banco para explicar el retroceso del 14% en los resultados ha sido la dotación de 814 millones (600 en España y el resto en UK) en cargos por costes de reestructuración previstos como parte de los planes del banco para reducir su base de costes anuales en Europa en un 10% (1.000 millones de euros), como se anunció en el investor day de la entidad del 3 de abril de 2019. Todo ello a pesar de haber obtenido “el mejor beneficio ordinario trimestral de los últimos ocho años”.

El banco ya ha finalizado la integración de Banco Popular y empieza a recoger las sinergias. Por ejemplo, los costes cayeron un 7%. Además, ha firmado el ERE con los sindicatos y ahora mismo se encuentra en el periodo de ejecución. El beneficio de la entidad en España ha crecido un 5% (694 millones de euros) en este semestre con respecto al anterior, pero estos datos se han visto afectados por un retroceso en las comisiones (-6,9%) y en el margen bruto (-1,1%).

En cuanto a Reino Unido, el beneficio ordinario del primer semestre se situó en 582 millones de euros, un 13% menos “a causa de la continua presión competitiva sobre los márgenes hipotecarios, la reducción en los ingresos por comisiones y menores ganancias por transacciones financieras”.

El Viejo Continente no es lo que era y Santander ha encontrado un filón en América. Las comisiones netas en los mercados emergentes han crecido un 10% en el primer semestre de 2019 con respecto a 2018. Por el contrario, han caído un 4% en los desarrollados. Con los intereses en Europa por los suelos debido a la política de tipos de BCE, Norteamérica y Sudamérica se han convertido en la principal vía de ingresos del banco y mercados con más opciones de crecimiento.

SANTANDER MANTENDRÁ SU POLÍTICA DE DIVIDENDO

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha asegurado que la entidad mantendrá su política de dividendo a pesar de la petición del Banco de España para que las entidades sean más prudentes en la distribución de dividendos para mantener su fortaleza.

Álvarez ha señalado que “hemos establecido un rango de ‘pay out’ de entre el 40% y el 50% y sigue siendo nuestra política”. “Hemos hecho un cambio porque pagábamos dividendos trimestrales y ahora vamos a pagar dos al año (…), la práctica habitual en Europa, pero eso no implica ningún cambio en la política de dividendo ni en la cuantía”, ha afirmado el directivo durante la presentación de resultados del primer semestre.

Preguntado expresamente sobre el mensaje del Banco de España, el consejero delegado de Santander ha recordado que su política de dividendo es pública, conocida por el mercado y los reguladores, y abierta a la posibilidad de distribuir algún tipo de ‘scrip dividend’ (en acciones).

Pese al entorno de bajos tipos y a que el beneficio en el primer semestre ha caído un 14%, Álvarez ha defendido que el grupo “está en posición de tener un ‘pay out’ del 40%-50% y que será el consejo el que decida cuál es el dividendo que finalmente se va a pagar.