Pirineos, montañas nevadas

¿A quién le gusta pasar frío y el incordio de tener que montar cadenas en los neumáticos? Esos inviernos duros donde se necesita limpiar la nieve o el hielo, con esas heladas nocturnas, etc. Creo que poca gente diría que le apetece vivir eso… a no ser que conozcan algo que les pueda hacer cambiar de opinión. Algunos rincones que les ayuden a ver el otro lado, como los Pirineos. Esta zona será ese cambio que necesitas para poder vivir el crudo invierno de otra manera.

Lugares donde no luchas contra la nieve, sino que ella te ayuda a disfrutar de tus deportes favoritos o a inmortalizar bellas instantáneas de los paisajes nevados. Donde el frío te hace disfrutar mucho más del confort y la paz que transmite una chimenea encendida.

Los mejores rincones de los Pirineos para disfrutar de la nieve

Ordesa y Monte Perdido

Ordesa y Monte Perdido, Pirineos

Tras todas las restricciones y el confinamiento, seguro que te apetece huir de la rutina. Si te apetece una escapada para disfrutar de fantásticos paisajes y de la nieve en del Pirineo Aragonés, entonces deberías apuntar el nombre de Ordesa y Monte Perdido.

Este es uno de los rincones más bellos de los Pirineos, y no es para menos. Está declarado Parque Nacional desde 1918, y también Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1997 por su riqueza natural.

Se localiza en la comarca del Sobrarbe de Aragón, con una extensión de unas 15-608 hectáreas y con uno de los mayores macizos calcáreos del mundo, así como una de las cascadas más bonitas y altas de Europa. Sin duda, uno de esos lugares que hay que visitar al menos una vez en la vida…