El uso generalizado de las mascarillas ha abocado a que toda la población extreme las precauciones y seguridad a la hora de efectuar salidas al exterior y al aire libre, en consonancia con seguir estipulosamente las medidas para hacer frente al coronavirus sin que seamos expuestos. Ante ello, las mascarillas resultan un método correcto… si la usamos y elegimos de manera adecuada.

Esto es que de nada sirve que tengamos unas mascarillas modernas y vistosas si luego se usan de malas formas y, sobre todo, si realmente resulta que no están homologadas o, directamente, que son ineficaces contra el virus. Ante ello, y más allá de que sus tipos, podemos comprobar su efecto mediante una serie de pruebas, como la del mechero. Las repasamos desde Merca2.es.

Todas estas pruebas certifican si son seguras o no, pero debemos atender a las precauciones

Certfican si son seguras

A modo concluyente, todas estas pruebas certifican de buena forma que nuestras mascarillas son bien seguras y que nada ajeno a ellas, como puede ser el efecto de la luz al trasluz o el agua, permitirá que estemos expuestos.

Es por esto que desde las instituciones pertinentes y el mismo Gobierno repercuten en que sea también responsabilidad nuestra el que nos coloquemos bien las mascarillas, así como que tengamos un uso más completo.

Esto se intensifica tanto a la hora de ponérnoslas como en el momento en el que decidamos dejar de usarlas, por lo que siempre debemos prestar atención a tener las manos bien limpias, lavadas, y asegurarnos que no tocamos la parte externa, que es donde se concentran los gérmenes y bacterias. Además de la precaución de que cubren bien la nariz, boca y barbilla y que no quedan huecos entre la mascarilla y la cara.