Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de tener un piso turístico en España es contar con una licencia de vivienda turística legal. Este es un documento que refleja que la vivienda cumple con todo lo necesario para ser utilizado a estos fines de acuerdo a la normativa vigente.

En España, el gobierno de las Comunidades Autónomas tienen el poder de legislar de forma diferente y como consideren oportuno en esta materia. Por tanto, cada una de ellas cuenta con unas características. Cuando hayáis entregado la documentación oportuna que compete a cada Comunidad, se dará de alta vuestra vivienda. Os entregarán, en primer lugar, un código de establecimiento, así como el usuario y contraseña para el registro de viajeros.

Pero antes de proceder a dar de alta vuestro piso turístico, es recomendable echarle un ojo a la normativa de cada Comunidad. Descubre algunas de las más populares.

La norma en Cataluña

Cataluña

Para que una vivienda se considere un piso turístico en Cataluña, el propietario debe alquilarlo como mínimo dos veces al año. También es necesario tener la Cédula de Habitabilidad.

La casa, además, debe mantener unas condiciones mínimas para la ocupación, debiendo contar con un teléfono de atención al usuario disponible 24 horas. En los Estatutos de la Comunidad de vecinos donde se encuentre no puede aparecer la prohibición de pisos vacacionales. Se permite también la cesión de la gestión a un gestor por parte del propietario.

Para conseguir la licencia, el dueño debe acudir al Ayuntamiento para obtener el número de inscripción. Cuando lo consiga, tiene que ir a la policía para facilitar la información de los huéspedes y pagar el impuesto sobre estancias turísticas.