perro

Al igual que nos pasa a las personas, los perros también pueden sufrir golpes de calor. Se produce cuando sube la temperatura corporal de manera muy brusca y el organismo no es capaz de compensarla. En los casos más graves, puede llevar hasta la muerte del perro.

Conviene estar atento a nuestro perro durante estos días de verano de tanto calor, para comprobar que se encuentre a gusto y de que no esté sufriendo una disfunción multiorgánica por culpa del golpe de calor. Si prevenimos estos aumentos de temperaturas y actuamos con rapidez no podremos en peligro a nuestra mascota.

Síntomas del golpe de calor

Sintomas del golpe de calor

Los principales síntomas del golpe de calor suelen aparecer cuando el perro supera los 42 ºC. Los primeros síntomas son un jadeo excesivo y una respiración acelerada. 

Luego es posible que se tambalee y llegue a tener convulsiones, incluso a perder la conciencia en algún momento.

Otros de los síntomas son vómitos y diarrea. También son habituales en los perros con golpe de calor las taquicardías, y la lengua pegajosa y decolorada o demasiado oscura, con salivación excesiva.

Tú conoces mejor que nadie a tu perro y solo tienes que observarle para ver si pasa o no algo raro.