El hecho de hablar de miel como si fuera un producto homogéneo y único es algo alejado de la realidad, pues hay tantos tipos de mieles como tipos de flores existen en la naturaleza. Cada miel tiene una determinada propiedad y textura. El sabor cambia también con cada flor.

En España hay muchas plantas medicinales y las abejas polinizan todas. El universo de la miel ofrece un abanico muy amplio de mieles únicas que proceden de fabricas locales. Te puedes quedar sorprendido de la diversidad que hay. Dependiendo de las características que busques tendrás un tipo para poder comprarla y consumirla. Identifica la que más te pueda gustar dentro de este listado que te presentamos.

Miel del castaño

Miel de castaño

La miel de castaño tiene muchos minerales, vitamina C y antioxidantes en comparación con las fabricadas con otros tipos de flores.

Ayuda a regenerar los tejidos intestinales y es rica en calcio, potasio, fósforo y magnesio. Es bueno para la circulación sanguínea.

Tiene un profundo sabor y un color muy oscuro parecido a la de pino. Es buena para la cicatrización de las heridas que son leves. La miel es un alimento que nunca caduca, pues es muy natural y aunque se guarde todo un año en l alacena nunca se pondrá mala. Puede que se cristalice, pero cuando se caliente todo estará bien.