La reunión del vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, con los líderes del Sindicato de Inquilinos el pasado viernes ha levantado ampollas, ya que plantea de manera inminente aprobar una regulación del precio del alquiler a nivel estatal. Pero los expertos alertan de una fuga de socimis, el auge de la economía sumergida y una menor oferta de viviendas en alquiler.

Iglesias les ha trasladado que “hay voluntad de hacerlo cuanto antes, en las próximas semanas”, lo que ha desatado las críticas desde el sector del alquiler. Si bien es cierto que los portavoces del Sindicato de Inquilinos, Javier Gil y Jaime Palomera, reclaman al Gobierno la necesidad de poner en marcha una medida como la de regular los precios de alquiler tras dispararse un 50% en algunas ciudades, como Madrid o Barcelona, otras voces del sector son contrarias a esta medida.

En una entrevista para MERCA2, el director general de la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA), José Ramón Zurdo, asegura que si se intervienen los precios “contaminarán nuestro mercado de arrendamientos urbanos hasta convertirlo en un mercado inerte, estéril, poco rentable e ineficaz para solucionar las necesidades de acceso a la vivienda”.

Zurdo desvela que muchas de las socimis y fondos de inversión que se dedican a invertir en activos para luego alquilar y, por tanto, aumentar la oferta para que bajen los precios, “se están planteando la venta de esos activos porque no les saldrán rentables las operaciones con las medidas tan restrictivas que se anuncian”.

Por su parte, en declaraciones a este medio, Beatriz Toribio, directora general de Asval, lamenta que una regulación del precio del alquiler a nivel nacional “conseguirá un efecto opuesto al deseado. No sólo a nivel de sector, también lastra la imagen de país, y para nada ayuda a la atracción de inversión que necesita el futuro del sector del alquiler mediante fórmulas de colaboración público-privada. La primera consecuencia de este tipo de medidas supondrá el descenso de la oferta de vivienda en alquiler, con la consecuente subida de precios”.

Además, desde Asval advierten de que este tipo de medidas fomentan la economía sumergida ya que muchos propietarios podrían verse tentados a compensar ilegalmente la diferencia entre el precio regulado y el de mercado. La experiencia internacional ya ha demostrado que el control de precios no funciona e informes del Banco de España y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya han alertado de que no es la solución.

En este sentido, el CEO y co-fundador de Rentech, Marco San Román, asegura a este medio que “la regulación del alquiler puede tener consecuencias catastróficas y devastadoras para la economía ya que, cómo está empezando a ocurrir en Barcelona, se empezará a reducir la oferta de inmuebles”, y añade que “los que permanezcan en alquiler no serán precisamente los inmuebles prime”.

Así, la aprobación de esta regulación provocará “mayor inseguridad jurídica para el propietario y un empeoramiento del parque inmobiliario, ya que los inmuebles prime no estarán en el mercado teniendo fijado un precio límite”.

EL EJEMPLO ES CATALUÑA

Como ya explicamos en MERCA2, el presidente del Foro de Economistas Inmobiliarios del Colegio de Economistas de Madrid, Julián Salcedo, criticó que la situación política que vive Cataluña “la está convirtiendo en un mercado aislado, que funciona de forma diferente al resto de España, y afecta no solo al mercado de alquiler sino también al de la promoción e inversión inmobiliaria, del que se han retirado buen número de actores, a la espera de acontecimientos”.

En este sentido, el economista aseguró que “más que efecto expulsión de personas que no podrán acceder a las viviendas, lo que previsiblemente ocurrirá es que muchos propietarios retirarán del mercado de alquiler sus viviendas, al menos de forma temporal hasta que puedan comprobar el impacto que les supondría”.

Por su parte, Beatriz Toribio resalta que, según los datos de Idealista, con la nueva regulación de control de precios se produjo un repunte en el mes de septiembre del 1%, cuando la tendencia en el último año era de descenso continuado. “Si se aplican medidas que reducen aún más la oferta, los precios seguirán subiendo. Con esta medida, el mercado del alquiler se frenará en Cataluña, y se hará aún más difícil acceder a una vivienda en régimen de arrendamiento, sobre todo para las familias más vulnerables”.

MEDIDAS MÁS EFECTIVAS

Desde Rentech insisten en que la mejor receta es “no hacer nada y dejar que el libre mercado regule los precios”. También apuestan por liberar normativa urbanística y burocrática para la realización, adaptación y cambios de uso a vivienda. Así como “la liberación del suelo y la altura para aumentar la rentabilidad de los edificios: a más volumen, menor precio, lo que aumenta la oferta”.

Para Asval, las medidas más efectivas y viables para contener los precios del alquiler pasan por contar con un marco estable y seguro para los propietarios e inquilinos, “porque la seguridad jurídica es imprescindible para desarrollar la oferta. Y al mismo tiempo apoyar a las familias vulnerables con un paquete de ayudas públicas anuales por encima de los 700 millones de euros con el objetivo de reducir su tasa de esfuerzo en el pago del alquiler del 50% al 30%”.

Por su parte, desde la Agencia Negociadora del Alquiler lamentan que las rentas ya se estaban acomodando a las rentas familiares, con una caída cercana al 10%, debido a una regulación automática del mercado.