Mad Cool
Un momento del festival de Mad Cool 2018. EFE

La última edición del festival ha vuelto a levantar malestar entre los vecinos del barrio de Valdebebas. Una incomodidad que se ha traducido en la apertura de un expediente al Mad Cool por supuestos problemas acústicos durante su celebración el pasado mes de julio. Ahora la Fiscalía General del Estado deberá de decidir si es cierto que evento sobrepasó los límites acústicos permitidos.

La apertura de este expediente es consecuencia de varios e-mails recibidos en la sala de Medio Ambiente de Urbanismo de la Fiscalía General del Estado, así como en la unidad del Seprona -Guardia Civil-. En los correos, la Administración detecta varias cuestiones carentes de relevancia penal, pero sí admite que existe una de ellas que puede acarrear consecuencias sancionadoras. Se trata todo a lo referente al ruido producido tanto por las actuaciones musicales del Mad Cool como por las paradas de servicio de transporte -taxi y coches VTC-.

Ante esta situación la Fiscalía ha decidido practicar diligencias a fin de comprobar si los hechos referidos en los diferentes emails infringen el ordenamiento jurídico. En lo que no va a entrar la Fiscalía es en los supuestos problemas de aparcamiento y circulación producidos en Valdebebas durante la celebración del Mad Cool. Además, tampoco entrará a valorar las supuestas dificultades surgidos en los accesos y salidas del recinto -propiedad de Ifema y explotado por la empresa que lleva por nombre el mismo que el del festival-.

mad cool

La celebración del Mad Cool enfada a los 25.000 vecinos de Valdebebas

Nadie pone en duda la calidad musical del festival europeo con "mejor cartel", según la revista New Musical Express. Pero la empresa...

Esta notificación llega justo en el momento en el que los vecinos de Valdebebas dicen sentirse engañados por la modificación de la ampliación de Ifema, que incluye una gran zona para conciertos al aíre libre. En este sentido, cabe destacar que este es un proyecto del anterior equipo de gobierno de Manuela Carmena y que el Partido Popular de José Luis Martínez-Almeida ha decidido continuar. Los trabajos de reforma se tratan de una ampliación de 500.000 metros cuadrados hacia Valdebebas, en una zona que colinda con la ciudad deportiva del Real Madrid.

La parcela a ampliar tiene una edificabilidad máxima de 250.000 metros cuadrados. Constará de cuatro zonas. La más próxima a los recintos actuales será la primera en construirse y contendrá los edificios principales (tres pabellones nuevos y un palacio de congresos con capacidad para 10.000 personas). Hacia el norte, habrá una gran zona descubierta destinada a actos y conciertos al aire libre. Las dos últimas estarán dedicadas a los usos asociados a los nuevos edificios (hoteles, oficinas, restaurantes,…), así como la reserva de espacio para futuros pabellones, si fuera necesaria su construcción.

Sin embargo, todo eso puede venirse abajo si el Ayuntamiento no da el visto bueno al plan parcial para la ampliación de Ifema. Este recoge la ordenación de la parcela, incluido el uso principal y los usos compatibles; la configuración de los espacios libres en continuidad con los accesos y ver cómo se resuelven los accesos desde los recintos feriales tanto para peatones como para vehículos.

MAD COOL 2020, TAMBIÉN EN IFEMA

Por su parte, Mad Cool ya ha anunciado que la próximo edición del festival se celebrará -otro año más- tendrá lugar en los terrenos de Ifema. Un anuncio que se produjo unos días antes de la celebración de este año y que no parece tener en cuenta las obras de adecuación que ha de realizar el Ayuntamiento de Madrid para dar cabida a los otros dos recintos cerrados que ha de construir en esta parcela. De hecho, con la construcción de estos dos nuevos pabellones, el recinto destinado al festival se verá reducido, a no ser que la organización decida introducir varias parte de su festival en el interior de estos mismos. Una situación que sí sería beneficiosa para los vecinos de Valdebebas y sus problemas con el ruido.

“Esperemos que pronto el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid retomen el proyecto original de ampliación del Ifema en Valdebebas que no contenía ninguna zona al aire libre para la celebración de conciertos”, afirma un vecino de la zona.

De todos modos, entre reforma y reforma, el barrio volverá a pasar un nuevo test de paciencia el próximo 13 de septiembre. Durante ese día y el siguiente se celebrará el Coca Cola Music Experience, otro festival -de menor magnitud que el Mad Cool- que también enfada a los vecinos.