Imagen / Engadget.com

A lo largo de los próximos años la conectividad móvil 5G será una realidad. Más velocidad, menos latencia y mayor capacidad para conectar dispositivos. El más impaciente en realizar el encendido comercial en España ha sido Vodafone, que lleva desde hace unas semanas ofreciendo este servicio a algunos de sus clientes (está solo en unas pocas ciudades y con poca cobertura). Por su parte, Movistar y Orange todavía no han visto el momento adecuado para conectar a sus usuarios a esta tecnología; una situación que no termina de convencer a todos los fabricantes de móviles.

En concreto, según diversas compañías dedicadas a la venta de teléfonos, el hecho de que Movistar y Orange todavía no hayan aclarado cuándo encenderán de manera oficial el 5G está provocando que la tasa de reemplazo de dispositivos, que ya era mayor en los últimos años, esté todavía alargándose más debido a esta situación.

Así, la gente que tenía previsto cambiar de móvil en los próximos meses está dudando sobre hacerlo ya o esperar a que lleguen los servicios generalizados de 5G. Bien es cierto que hasta el verano de 2020 no estarán licitadas las frecuencias de radio que permitirán al 5G tener su máximo potencial; pero algunos operadores, como el mencionado caso de Vodafone, no han querido esperar hasta entonces.

Samsung

Samsung pierde la oportunidad de tumbar a Huawei con el Galaxy Note 10

La semana pasada, como ya es habitual en los grandes fabricantes de tecnología, Samsung destapó la fanfarria mediática para la presentación de...

Los motivos para que Movistar y Orange todavía no tengan 5G han sido aclarados por ambos operadores. Estiman que todavía se trata de una tecnología que no está madura del todo y, por otra parte, creen que ahora mismo se trata de algo que no demandan los usuarios de manera masiva. Aunque ese es el punto que no ven positivo los fabricantes.

El mensaje de Vodafone durante estas semanas con 5G, sin saber si está teniendo éxito o no, es que se debe dinamizar el mercado, y para ello lo mejor es ofrecer 5G cuanto antes. Según los fabricantes consultados, creen que ahora mismo el repunte de ventas no sería masivo incluso si Movistar y Orange decidieran ya ofrecer estos servicios; aunque estiman que se dinamizaría la venta de terminales con esta capacidad tecnológica en los próximos meses cuando poco a poco vayan apareciendo más terminales que soporten 5G.

UN PROCESO LENTO

Los tiempos son los que son, y más cuando todavía queda por licitar espectro de radio para el mejor funcionamiento del 5G; en concreto la frecuencia de 700 Mhz, que es donde actualmente se encuentran las televisiones. No obstante, acelerar el proceso sería ventajoso para la industria móvil.

Según un informe de Bloomberg para analistas al que ha tenido acceso MERCA2, uno de los principales condicionantes que tendrá la llegada del 5G en el segmento de la movilidad es el precio de los terminales. El informe señala que, ahora mismo, los principales componentes de un teléfono tienen un alto coste. Por esto motivo, los actuales móviles que soportan la tecnología 5G tienen precios elevados.

Esta situación, asegura el informe, se prolongará durante los dos o tres próximos años. Momento en que los costes empezarán a ser menores, las compras se elevarán y, por ese motivo, los precios podrán bajar. Aunque se trata de una espiral compleja. Si no se venden móviles 5G de manera masiva los precios tardarán en bajar, y las inversiones para el desarrollo de la industria serán menores. Así pues, si por ejemplo en el caso español Movistar y Orange deciden no disponer de 5G hasta el segundo semestre de 2020, o incluso principios de 2021, los fabricantes móviles no podrán ejecutar los ciclos de reemplazo en un menor tiempo.

Asimismo, los fabricantes están preocupados porque el informe de Bloomberg señala que 2019 será un año complicado en la venta de teléfonos móviles, precisamente por esa espera sobre lo que sucederá con el 5G.