La gripe es un proceso vírico que puede llamar a tu puerta cada año. Hay vacunas anuales para que no la cojas o sus efectos sean menos fuertes. Una gripe puede dejarte tumbado durante más de una semana con fiebre, náuseas, vómitos o dolores musculares entre otros síntomas nada agradables. Cuando tienes fiebre, debes recordar tomar mucha agua, aunque no te apetezca y así evitar que tu organismo se deshidrate.

Sin embargo, hay pequeños hábitos y remedios para intentar tener menos factores de riesgo a la hora de contraer el virus y pasar un invierno tan solo disfrutando del frío. Es en la segunda semana de febrero cuando más niveles de gripes se detectan, no obstante, deberías ser siempre precavido.

No se trata de hacer cosas complicadas, al revés, unos buenos hábitos tanto de higiene personal como de limpieza del hogar pueden librarte de muchas enfermedades y puede que no lo sepas. Veamos qué se puede hacer para prevenir la gripe.

La higiene personal evita la gripe

hombre en la ducha

Es importante mantener una higiene diaria en condiciones. Las manos deben lavarse cada vez que entres o salgas de casa y no solo cuando vayas a comer. Debes usar jabón y agua y recordar mantener limpias las uñas para no coger gérmenes que deriven en enfermedades o infecciones.

Cuando estás enfermo solo te apetece estar tumbado y arropado. El problema es que eso puede hacer que la fiebre suba todavía más. Es necesario estar en reposo y descansar, pero sin olvidarte de la higiene personal. Las duchas diarias de agua templada, que no frías, hacen que la temperatura de tu cuerpo se regularice.