Javier-Arenas y el limpiabotas
Javier Arenas y el limpiabotas del Palace, obra del fotógrafo Paco Llata.

Soraya o Pablo Casado. Esa es la cuestión en el Congreso Extraordinario que se celebrará en Madrid los días 20 y 21 de julio de 2018.

Tras una etapa difícil, el acierto de las primarias ha vuelto a generar ilusión en el partido, por una regeneración que debería haber llegado mucho antes.

En plena batalla de primarias del Partido Popular entre Soraya Saez de Santamaría y Pablo Casado sorprende analizar y ver los apoyos de uno y otro. Soraya de Santamaría enarbola el discurso de “lo de siempre”. Pablo Casado el de “lo nuevo”.

A Pablo Casado le apoya gente como Teo, Maroto, Echániz, Cosidó:

Pablo-Casado-Equipo

Mucho más llamativa la lista de apoyos de Soraya Saez de Santamaría en la que se encuentran “viejas glorias” como Javier Arenas, Celia Villalobos, o los ministros Álvaro Nadal, Íñigo de la Serna, Fátima Báñez y Cristobal Montoro.

Soraya

Esa curiosa circunstancia de intentar renovar el partido con personas que, en algunos casos, ya estaban en política hace 40 años ha propiciado la aparición de este divertido vídeo, dirigido al equipo de Soraya y llamado: “Cuéntame como vais a renovarnos”

“Equipo Soraya: Cuentáme como pasó”

El vídeo que circula como la espuma y repasa momentos curiosos, a priori, incompatibles con la renovación del Partido Popular. (2 minutos)

El vídeo, aparentemente desenfadado, realmente remueve conciencias dentro del PP. Apela a cómo Soraya Sáenz de Santamaría ha aglutinado su proyecto en torno a una palabra que es funesta para muchos en el PP: el “arriolismo”.

Pedro Arriola es el marido de Celia Villalobos, incombustible en la política conservadora desde los años 80, como se evidencia en el vídeo. Arriola fue sociólogo de cabecera de Aznar y a él se atribuye la indefinición ideológica del partido de los últimos años del “marianismo”. Años en los que el gurú Arriola iba dando consejos tácticos en busca presuntamente de los más amplios caladeros de votantes. El resultado, para muchos en el PP, ha sido un “partido Frankenstein”.

Algo parecido sucede con Javier Arenas, síntoma de la supervivencia en el poder casi a costa de cualquier posición ideológica. Montoro, Villalobos, singularmente Arenas, son dinosaurios políticos que se han negado a abandonar posiciones destacadas en el partido. Un verdadero tapón para varias generaciones de políticos ‘populares’. Casado, en ese sentido, es una liberación para cientos de cuadros del PP que se han visto sojuzgados bajo el peso de estos “sorayos” del siglo pasado.

Comentarios