En la época de los ochenta fumar tabaco era algo muy habitual en el día a día, películas o series. Con el tiempo y los “avances en medicina” se ha demostrado que ese hábito estaba matando a los fumadores y ocasionándoles graves problemas de salud.

Tu cuerpo se resiente con cada calada de tabaco que das. Es un vicio nocivo, adictivo y cada día más caro. El tabaco ha cuadriplicado su precio en pocos años. Las cajetillas te ponen imágenes dantescas de lo que puede sucederle a tu cuerpo si fumas.

Son muchas las campañas “antitabaco” que se han hecho desde que se sabe lo perjudicial que puede llegar a ser, pero ¿sabes realmente lo que le sucede a tu cuerpo al fumar? En este artículo te desglosaré la forma en la que tu cuerpo se ve afectado por el tabaco.

No todo es negativo en el instante en el que lo dejes tu organismo va poco a poco mejorando y a los cinco años puedes tener un cuerpo casi sano si no te ha llegado a dejar secuelas.

Pulmones

tabaco fumar

El fumar afecta sobre todo a los pulmones. El tabaco puede provocarte enfisema o bronquitis y esta obstrucción crónica va degenerando tu capacidad de respirar en condiciones. El tabaco va poco a poco obstruyendo los conductos por los que circula el oxígeno y destruye los alveolos.

El problema es que te das cuenta de que no puedes respirar cuando ya se han destruido casi por completo tus alveolos y cuando esto sucede es difícil de superar. Por culpa de este estrechamiento fumar produce más infecciones en los pulmones como es la neumonía.

El tabaco es el mayor responsable de los cánceres de pulmón en el mundo. Tan solo el 10% no son debido a él. Y es el cáncer que más muertes provoca en ambos sexos. En algunos países el cáncer de pulmón en mujeres ha superado al de mama y su índice de mortalidad también.

Fumar empeora considerablemente los casos de asma en adultos y en niños.