Debido al coronavirus la mascarilla se ha convertido en un complemento que nos acompaña en nuestro día a día. Tanto es así que incluso  Agatha Ruíz de la Prada ha diseñado modelos para Lidl  que seguro que van a volar en cuanto lleguen a las estanterías, y cada vez son más las marcas que lanzan sus propios diseños.

La mascarilla la tenemos que llevar a todos lados, y aunque ya nos hemos acostumbrado a ella, el problema viene cuando nos la tenemos que quitar y no sabemos muy bien qué hacer y cómo guardarla. Desde luego dejárnosla a modo de bufanda o incluso ponérnosla en la frente como si fueran unas gafas de sol no es una buena solución, así que vamos a ver algunas alternativas.

Guarda la mascarilla hasta llegar a casa

desechar mascarillas

Ahora que ya sabes cómo guardar la mascarilla correctamente, es importante que tengas en cuenta que nunca debes desecharla en la calle. Si es un modelo de usar y tirar guárdala hasta llegar a casa, métela en una bolsa de plástico y ciérrala, después tírala en el contenedor de basura normal, ya que estos productos no se pueden reciclar.

Si es una mascarilla lavable no te olvides de higienizarla cuando llegues a casa. Para ello basta con un poco de jabón y agua bien caliente. Después déjala secar al aire y no la guardes ni la vuelvas a utilizar hasta que no esté totalmente seca del todo.

Comentarios de Facebook