Parkinson

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que cada vez está creciendo más en España. Existen al menos 150.000 personas que padecen Parkinson y cada año se diagnostican unos 10.000 más.

La Federación Española del Parkinson estima que en el 2040 será la enfermedad grave más común. Hoy en día es la segunda más frecuente entre este tipo de trastornos después del Alzhéimer.

En un 40% de los afectados, el primer síntoma que desarrollan es la depresión. A continuación, surgen otros problemas como los gastrointestinales, autónomos, cognitivos, del sueño…

No existe cura para esta enfermedad.

La alimentación puede ser crucial para sobrellevar la sintomatología. Como, por ejemplo, seguir un patrón alimentario variado y equilibrado, que contenga los ingredientes de todos los distintos grupos nutricionales.

Ten en cuenta que una dieta bien estructurada ayuda a disminuir la pérdida de memoria, a evitar la depresión o demencia, a retrasar la rigidez de músculos y huesos y a disminuir los temblores.

Vitamina B12

B12

Se ha demostrado que la vitamina B12 puede retardar el avance del Parkinson. Esta vitamina está en productos lácteos y carnes de cerdo, vaca y pollo. Tomar esta vitamina permite que sobrevivan más neuronas, ya que aumenta los niveles de aminoácidos citotóxicos.

La enzima LRRK2, conocida también con la palabra euskera “dardarina”, que significa “temblor”, se convierte así en una esperanza para el desarrollo de fármacos que ayuden a los pacientes de Parkinson.

La vitamina B12 actúa como un inhibidor de esta enzima y como una nueva clase de modulador de la actividad quinasa de LRRK2.