COLESTEROL

En los niveles de colesterol influye sobre todo tu alimentación diaria. El colesterol es algo necesario en nuestro cuerpo. Debes tener los niveles adecuados tanto de LDL como de HDL.

Te explicaré brevemente en qué consiste cada uno:

El “colesterol bueno” es el llamado HDL, este se encarga de recoger el colesterol que no usas o el que te sobra y devolverlo al hígado para que sea eliminado de forma natural por tu organismo.

Mientras que “el colesterol malo” es el LDL que transporta el colesterol desde el hígado hasta los tejidos corporales. Cuando el nivel de LDL es demasiado alto este se acumula en las paredes de tus vasos sanguíneos, estrechándolos y aumentando el riesgo de una enfermedad coronaria.

De colesterol bueno tienes que tener un nivel superior a 60 mg/dL. Y del colesterol malo deberías tener por debajo de los 100 mg/dL. Cuando es superior a los 160 mg/dL se consideraría excesivamente alto.

Se calcula que 1 de cada 4 muertes se debe a enfermedades del corazón.

Huevos

colesterol

Los huevos es algo que consumes a diario y del que has oído hablar, casi seguro, que tiene mucho colesterol. Y, realmente, es cierto, pero en donde se encuentra es en la yema, dejando la clara con nada de colesterol.

El huevo puede formar parte de una dieta saludable y no es malo que lo comas, pero como todo hay que hacerlo con moderación y conociendo tu estado de salud.

Puedes compaginar el consumo de huevo con otros alimentos que no lo tengan o que ayuden a bajarlo o simplemente no uses la yema y utiliza solo la clara. Recuerda que si haces tortilla no debe estar más de dos horas fuera del frigorífico y que a las veinticuatro horas de estar hecha tienes que desecharla.

El efecto del consumo de huevos en el colesterol en sangre es mínimo si se compara con el efecto de grasas trans y saturadas.

Cantidad de colesterol cada 100 gramos.

  • Clara de huevo cruda: 0mg
  • Huevo escalfado: 370mg
  • Huevo hervido: 373mg
  • Huevos de codorniz: 844mg
  • Yema de huevo cruda: 1085mg