Christopher Jones, director del grupo de trabajo de Derecho de la Competencia (Comisión Europea)

Christopher Jones es uno de los mayores expertos mundiales en materia energética. En la actualidad dirige el Grupo de Trabajo de Derecho de la Competencia en Europa en la oficina de Bruselas, donde ha venido desarrollando su carrera en la Comisión Europea durante las tres últimas décadas. Entre sus labores, ha sido jefe de Unidad de Energía y Gas donde fue responsable de las directivas sobre el mercado interior de la energía y el gas; director de Energías Renovables, Eficiencia Energética e Investigación; y jefe adjunto del Gabinete de Energía.

Recientemente Christopher Jones visitó Madrid, en una jornada organizada conjuntamente por IESE y la Fundación Naturgy, donde no dudó en afirmar que “son muchas las nubes preocupantes que planean sobre Europa en materia energética”. Y es que el impulsor de la agenda 20-20-20 para la reducción de emisiones, la eficiencia energética y las energías renovables, es de la opinión de que la UE fija metas energéticas que conseguir, pero no una política coherente para llegar a alcanzar dichos objetivos a un coste que sea eficaz y que, además, cree puestos de trabajo.

“El desafío de la Comisión Europea es crear un modelo para asegurar que todas las distintas maneras de energía puedan competir al mismo nivel de forma no distorsionada, sin discriminación, para satisfacer cualquier demanda. Parece muy fácil pero no lo es porque hay que armonizar los impuestos, por ejemplo”, advirtió Christopher Jones. Y añadió: “Tenemos que entender y controlar la transición energética de la UE a nivel nacional e internacional. Esto es básico para cualquier empresa energética”.

“Los horizontes de renovables fijados son muy difíciles, un auténtico reto, pero puede ser una enorme oportunidad”

El gurú energético resaltó que las utilities europeas tienen 5.000 millones de euros en su balance entre 2008 y 2015, y que muchas han ganado mucho dinero y que la UE estima que para conseguir los objetivos mencionados necesitaremos invertir 260 millardos al año hasta 2030. Son grandes oportunidades, pero también hay muchas opciones de hacerlo mal. Por eso es fundamental tener un plan”, advirtió Jones.

Y en el ambiente hay nubes en el horizonte. “Los horizontes de renovables fijados son muy difíciles, seamos sinceros, un auténtico reto. Pero puede ser una enorme oportunidad siempre y cuando se tenga un buen plan para traducirlo en precios competitivos, trabajos, crecimiento y tecnología, pero en Europa, en España, no en China”, remarcó Christopher Jones.

¿Qué es lo que requiere dicho plan? Pues, según el experto, decisiones políticas muy difíciles para poner las renovables donde tienen sentido y no donde son, desde un punto de vista político, mas convenientes. “La eficiencia energética será todavía un reto mayor pero aquí es donde también está la oportunidad. Porque la eficiencia energética no es solo la mejor forma de energía, sino la más barata. Si puedes coger esas decisiones políticas y aplicarlas para tener proyectos de energía eficiente conseguirás tener una situación más avanzada desde un punto de vista tecnológico, y unos ciudadanos más ricos”, sostuvo.

DEBERES NO SÓLO EN RENOVABLES

Otro de los puntos más importantes que señaló el académico tuvo que ver con las acciones prioritarias que tendrá que acometer la Comisión Europea en el marco energético. Además del capítulo de renovables, ya reseñado, deberá implantar un marco regulador para la descarbonización de los mercados de la energía después de 2030.

¿Solución? Una política a largo plazo con un alto nivel de electrificación. “Para lograr la descarbonización, será importante que la UE cumpla con el triángulo sostenibilidad, seguridad de suministro y competitividad”, recalcó Christopher Jones.

Mutua Madrileña

Mutua Madrileña triplicará su inversión en renovables

El presidente del grupo Mutua, Ignacio Garralda, ha anunciado que Mutua Madrileña triplicará su inversión en energías renovables. En concreto, prevé destinar hasta 100...

También habló de subida de precios, una situación que dijo “no puede continuar indefinidamente”, y mostró su preocupación por la eficiencia energética: “Es muy difícil de hacer y no lo hemos hecho bien”. Otro aspecto que subrayó es que “si no hubiéramos tenido la crisis económica no habríamos conseguido los objetivos de renovables y eficiencia actuales”.

El que fuera impulsor de la agenda 20-20-20 considera que el modelo energético del futuro pasa por un híbrido entre electricidad con renovables y gas descarbonizado (biometano, hidrógeno verde, y gas renovable). “Un modelo que será más barato que otro que sea únicamente electrificado”, concluyó Christopher Jones.