Campos
María Teresa Campos quiere volver a trabajar.

María Teresa Campos reconocía hace unos días que a sus 78 años “lo peor de todo” es no tener “motivos” para levantarse. La mítica ex reina de las mañanas lleva casi tres años sin programa y diez meses sin contrato después de que Mediaset no le renovase.

Cierto es que la malagueña sigue despertando el interés: los programas y revistas del corazón hablan sobre su ruptura con Bigote Arrocet o sobre su situación económica. Pero a ella no le apetece convertirse en una entrevistada habitual de ‘Sábado Deluxe’.

Porque la Campos quiere y necesita respeto profesional. Y por eso se divierte con David Broncano, se deja querer por Mediaset, TVE o Canal Sur y pide una última oportunidad laboral después de haber marcado época en las mañanas.

Mediaset y Atresmedia parecen olvidar los espacios madrugadores de la Campos, que eran un coctail de corrillo rosa inofensivo, entrevistas a artistas reputados, teatrillos desfasados y tertulias políticas. Ahora Ana Rosa y Susanna Griso, reinas del telecrimen, se echan mejor perfume. Pero huelen bastante peor.

QUINTERO QUIERE COGER LA SENDA DE LA CAMPOS

79 primaveras tiene Jesús Quintero, que está dispuesto a volver. El onubense se ve joven, según le contó su mano derecha Jesús Salvago a Jordi Évole. Y tras haber amagado hace dos años con la retirada, al donar su archivo audiovisual a su pueblo natal, ahora quiere aprovechar los cambios que sacuden a Canal Sur.

Campos
María Teresa Campos ansía retorno.

Quintero sabe que las entrevistas intimistas podrían tener un hueco nocturno. Quizás desconoce ‘El Loco de la colina’ que en la autonómica andaluza solo hay hueco para comisarios políticos de los que iban a regenerar el sur: PP y Ciudadanos.

Mejor suerte que la Campos y Quintero ha tenido Manolo Molés, que a sus 79 años acaba de volver a la SER para conducir vía podcast ‘Los toros’, que dejó la antena de la cadena de PRISA hace apenas un mes. El mítico locutor también prepara un proyecto documental para Castilla-La Mancha Media.

65 Y MÁS: ÓNEGA NO PARA

Fernando Ónega a sus 72 años acaba de poner en pie 65ymás.com, estupenda iniciativa para darle “voz de los mayores”. Este proyecto, según reconocen sus creadores, es “un diario digital para la globalidad de las personas mayores que aspira convertirse en su medio de comunicación de referencia”.

La intención de esta maravillosa web “apolítica” es ejercer de contrapeso “al culto a lo joven” y de paso, y no menos importante, “romper la invisibilidad de los mayores; terminar con ese complejo y luchar contra sus causas”.

SENIORS

A los 77 años Jesús Cacho está disparando las visitas de Voz Pópuli, Iñaki Gabilondo ejerce de una especie de voz de la conciencia del Estado desde la SER y Miguel Ángel Aguilar saca el colmillo contra la clase política.

Seis menos tiene Karlos Arguiñano, que sigue al pie del cañón desde el norte con recetas, chistes y canciones. El mítico chef apuesta por la alegría y la vitalidad. Con el mismo espíritu Pepe Domingo Castaño (77) pone voz a los anuncios del ‘Tiempo de juego’.

87 años tiene Jaime Peñafiel, que cada semana se mofa de las imposturas de doña Letizia. Diez menos tiene otro plumilla rosa afilado, Jesús Mariñas, que no se corta en el papel couché contra nada ni nadie. Y superan los 65 Soledad Gallego-Díaz, Federico Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez, Ramón Lobo, Matías Prats o César Lumbreras.

INMOVILISMOS

El inmovilismo físico, el mental, el afectivo y el social son los cuatro peligros de la jubilación. Estas cuatro lacras son compensadas con una alternativa que está surgiendo en Estados Unidos y Europa. Esta iniciativa es el cohousing, que son unas viviendas colaborativas y autogestionadas donde comunidades de seniors comparten espacios comunes y actividades sin que este hecho afecte a su independencia.

Campos
La Campos sigue en el dique seco.

Montse Caminal, de la Fundació La Caixa, asegura que “la gente sueña lo que va a hacer al jubilarse pero como una fantasía, sin prepararse para ello, y a la hora de la verdad no saben qué hacer con ese tiempo libre y, en algunos casos, caen en la depresión al romperse esa imagen utópica de su retiro”.

La aseguradora Mapfre sostiene que hay que mentalizarse antes de la jubilación y recomienda comenzar “a realizar actividades en grupo y conocer gente nueva” que también se encuentren en la misma situación.