riesgos del trabajo en casa

Trabajar desde casa tiene muchas cosas buenas, pero también tiene un lado negativo. Para quien no sabe organizarse bien, realizar sus tareas laborales desde su hogar puede convertirse en un auténtico problema que afecta a su productividad y eficiencia. De ahí que sea importante adoptar una serie de medidas antes de arrancar con el teletrabajo.

En la actualidad podemos encontrar una gran cantidad de herramientas que facilitan el trabajo en remoto. La mayoría de ellas son sencillas de utilizar e incluso gratuitas. Aunque contar con buenas herramientas y apps es esencial para poder trabajar desde casas, la productividad no depende solo de ellas. El trabajador también debe poner de su parte y establecer un sistema de trabajo que le haga ser más efectivo.

Crea una rutina de trabajo

rutina de trabajo para ganar eficiencia

Seguro que cuando vas a la oficina tienes tu propia rutina: enciendes el ordenador, te tomas un café mientras el equipo informático se va poniendo en marcha, revisas la agenda, contestas correos electrónicos, etc. Sin embargo, cuando nuestro espacio de trabajo y nuestro hogar son lo mismo tendemos a no diferenciar el ámbito privado del personal.

La solución para eso es crear una rutina de trabajo. Si no hay nadie controlándote puedes ser víctima de las distracciones, y eso afectará a tu eficiencia. Lo más fácil en estos casos es establecer un horario de trabajo y marcar pequeños descansos. Se trata de comportarte como si en realidad sí hubiera alguien controlándote.